Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Mundo

Condenada a muerte confiesa

TEHERÁN. Una mujer iraní, cuya condena a muerte por lapidación ha generado el rechazo internacional, aparentemente confesó haber cometid...

TEHERÁN. Una mujer iraní, cuya condena a muerte por lapidación ha generado el rechazo internacional, aparentemente confesó haber cometido adulterio y habló sobre el asesinato de su marido en una entrevista por la televisión estatal.

En la entrevista, del miércoles , Sakineh Mohammadi Ashtiani también criticó a su abogado por publicitar el caso, diciendo que había avergonzado a su familia.

La atención que ha recibido el caso por parte de los medios internacionales ha puesto en relieve el alto número de ejecuciones en Irán y podría haber evitado que Ashtiani corriera esa suerte, de acuerdo con su abogado, que debió huir a Europa.

Con su rostro borroso y sus palabras reproducidas por una voz en off que las traducía de un dialecto local al farsí, no fue posible confirmar de manera independiente la identidad de la mujer. Ashtiani describió cómo se involucró en una relación con el primo de su esposo.

‘Él me dijo: ‘Matemos a tu esposo’. Yo no podía creer que mi esposo sería asesinado. Creía que él estaba bromeando (...) Después, descubrí que asesinar era su profesión’, declaró Ashtiani.

‘Él vino (a nuestra casa) y trajo todos los materiales. Trajo artefactos eléctricos y cables y guantes. Luego, mató a mi esposo al electrocutarlo’, agregó.

El jefe de la magistratura de la provincia iraní de Azerbaiyán Oriental dijo al programa de televisión que Ashtiani inyectó un anestésico a su esposo. ‘Luego de que él quedó inconsciente, el verdadero asesino dio muerte a la víctima al conectar electricidad a su cuello’, declaró. No quedó claro si el primo había sido arrestado.

El abogado de Ashtiani, Mohammad Mostafaei, dijo desde Noruega que la mujer, que fue condenada por ‘adulterio mientras estaba casada’, probablemente fue presionada para hacer estos comentarios. Ashtiani declaró en la TV que presentará una queja contra Mostafaei.

De acuerdo con el grupo Amnistía Internacional, Irán es el segundo país del mundo con mayor cantidad de ejecuciones después de China. En el 2008 ha ejecutado al menos a 346 personas.

La indignación por la pena de muerte es la fuente de fricción más reciente entre Irán, la comunidad internacional y grupos de derechos humanos han exhortado a Teherán para que suspenda la ejecución. Brasil le ofreció asilo a la mujer.