Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Mundo

Masivo apoyo en Marruecos

RABAT. Con un apoyo masivo los marroquíes aprobaron el referendo para la entrada en vigencia de una nueva constitución y enviaron un men...

RABAT. Con un apoyo masivo los marroquíes aprobaron el referendo para la entrada en vigencia de una nueva constitución y enviaron un mensaje al mundo de que quieren reformas sin violencia, un hecho que fue rápidamente reconocido por Estados Unidos, la Unión Europea, China y la Organización de las Naciones Unidas.

Mas de nueve millones de marroquíes, de un padrón de 13 millones de inscritos, acudieron el viernes a 40,000 mesas de votación distribuidas en todo el país, incluyendo las provincias del Sahara, lo que indico una asistencia del 72.6%, de acuerdo a informes del Ministerio del Interior.

También se instalaron por primera vez 520 centros de votación en el exterior donde residen unos cuatro millones de marroquíes.

Fue la mayor participación ciudadana en elecciones realizadas durante los 12 anos de reinado de Mohamed VI, quien hecho mano de su legitimidad política y religiosa en la convocatoria para el cambio constitucional.

Los resultados preliminares, con el 94% de los votos escrutados, daban 98,4% de respaldo al si y 1,5% al no, con 0,8% de votos nulos.

Los opositores al referendo, encabezados por jóvenes sin afiliación política que integran el Movimiento 20 de Febrero, la izquierda radical y grupos islámicos, habían llamado al abstencionismo.

Marruecos, al igual que el mundo árabe, fue sacudido a comienzos de este año por manifestaciones exigiendo mayor democracia.

Frente a esas protestas iniciadas precisamente el 20 de Febrero, el rey Mohamed VI propuso de inmediato prof undas reformas constitucionales que garantizaran mayor democracia, respeto a los derechos humanos y aumentaran la independencia y los poderes de los Órganos Legislativo y Judicial.

Durante 100 días una comisión independiente, integrada por personalidades prestigiosas, entre ellas militantes de izquierda, socialistas e islamistas, realizaron una amplia consulta con partidos políticos, sindicatos y la sociedad civil para reformar la constitución de 1996.

El nuevo texto recoge en sus 180 artículos, que incluyen 72 nuevos, que Marruecos es una monarquía constitucional, democrática y parlamentaria que esta fundada sobre la separación, equilibrio y la colaboración de los poderes.

Introduce la figura de jefe del gobierno, que surgirá de la mayoría parlamentaria y que nombrara su consejo de ministros, altos funcionarios, directores de empresas publicas y embajadores.

El monarca conservara la tutela del ejercito y la religión.

La nueva constitución también contempla demandas sociales como la lucha contra la discriminación, la igualdad de genero, la libertad de prensa y el derecho a la información.

Mohamed VI, heredero de la dinastía alaui que reina en Marruecos desde el siglo XVII, protagonizo un hecho inédito al lograr un cambio democrático en el país y proyectarlo como modelo de modernidad.

‘Los cambios aprobados en la reforma tienen un significado his tórico. Con ello Marruecos avanza en su propósito de ser una excepción positiva en el mundo árabe y musulmán’, dijo el escritor marroquí Tahar ben Yolun.