Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Mundo

Independencia y valores

M uchos hemos conocido encendidos discursos pletóricos de un profundo patriotismo de auténticos líderes de las masas irredentas de nuest...

M uchos hemos conocido encendidos discursos pletóricos de un profundo patriotismo de auténticos líderes de las masas irredentas de nuestra América india, mestiza, negra y mulata. Hoy todo es mediático, de imágenes prefabricadas, dinero y compra de conciencias. La auténtica y total independencia continúa siendo trastocada, no solo desde afuera, lo que resulta ser lo más lamentable y doloroso. ¿Dónde quedan independencia y valores?

El fortalecimiento de la independencia, en todas y cualquiera de sus acepciones, es la respuesta necesaria que permite acrecentar todos los valores, sean morales, intelectuales, económicos y de patria. Por ello es de descubrirse ante el pensamiento de ese gran hombre que se llamó Albert Einstein, cuando dijo ‘los valores del capitalismo decapitan las sociedades humanas’.

Mientras los pueblos indoamericanos continúan luchando por establecer Estados realmente democráticos, o sea, con poder del pueblo, sin ingerencias ni saqueos foráneos, hay supuestos ‘líderes’ políticos, como un candidato a la Presidencia de los EEUU por el partido republicano, que acaba de manifestarse con un total exabrupto e inconciencia al catalogar de ‘maravilloso’ el hecho de que, una bomba (aquí si justifican el terrorismo), haya segado la vida a un científico iraní.

Los recursos naturales, como culturales se vienen enajenando, contaminando irreversiblemente en nuestros países indoamericanos, poniendo en peligro la existencia de todos esos pueblos. Así como se dio la nefasta ‘apertura petrolera’ en Colombia y Venezuela, que por 20 o 50 años renovables entregaron la riqueza de este recurso y los valiosos subproductos de este recurso no renovable a las trasnacionales en los tiempos de Alberto Lleras Camargo y Juan Vicente Gómez, si la memoria no me traiciona. Hoy y desde hace rato, se viene regalando el metal más valioso, inclusive a futuro, el oro, que como contrapartida, según expertos y muestras a la vista, su explotación nos deja territorios y biodiversidad aniquilada, irrecuperable.

Los recursos naturales no son para explotaciones económicas y comerciales, son para proveer bienestar y servicios a conservar, son salud, recreación; son hábitat de miles de especies que proveen el equilibrio necesario. Los daños a la tierra y al desarrollo sostenible hay que darles respuesta positiva urgente. La economía formal muchas veces no analiza los fundamentos y la necesidad de los recursos naturales, como mantenerlos y fortalecerlos y no procurando solamente rendimiento e ingresos que a la postre son irrisorios. Los análisis y estudios de impacto ambiental no deben fundamentarse en leyes sino en impactos científicos y consecuencias a la población.

ANALISTA