Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Mundo

¿Son estos los augurios del final de su carrera política?

EEUU. Después de más de un millón y medio de kilómetros viajados, 112 países visitados y unos 400 días a bordo de un avión, Hillary Clin...

EEUU. Después de más de un millón y medio de kilómetros viajados, 112 países visitados y unos 400 días a bordo de un avión, Hillary Clinton está a punto de abandonar su cargo como secretaria de Estado de los Estados Unidos (EEUU). Y es que desde el pasado 7 de diciembre, cuando comenzaron sus problemas de salud con una afección estomacal, Hillary ha estado apartada de la vida pública. Este tropiezo y las declaraciones de Hillary de querer buscar una vida más tranquila, parecen ser el indicativo de que se alejará de la vida pública y, principalmente, de la política. Pero más importante aún, sus recientes problemas de salud, podrían alejarle de sus aspiraciones a la presidencia de EEUU.

CARRERA

Graduada de la escuela de derecho de la Universidad de Yale, Hillary fue una una estudiante sobresaliente. Desempeño cargos como asesora legal de congresistas, la primera socia femenina en el Bufete de Abogados Rose y más tarde miembro de la junta directiva de empresas como Wal-Mart, entre otras.

Más tarde se casaría con otro estudiante de Yale, Bill Clinton.

Como primera dama del estado de Arkansas, siendo Bill congresista de este estado, dirigió exitosamente un grupo de trabajo para la reforma del sistema educativo de Arkansas.

Fue también primera dama de EEUU para cuando Bill llegó a la presidencia. Defendió diversas leyes mientras ostento tal cargo como el Programa de Seguro Médico para Niños del Estado.

Su matrimonio con Bill se tambaleo para esa época tras el escándalo Lewinsky.

Tras mudarse a Nueva York, fue elegida en el 2000 senadora. Siendo la primera vez que una primera dama estadounidense había sido candidata a cargos públicos.

En el Senado, ella inicialmente apoyó la administración de George Bush en algunos asuntos de política exterior, incluyendo un voto a favor de la Resolución Guerra de Irak.

En la contienda por la nominación presidencial de 2008, Hillary ganó más primarias y delegados que cualquier otra candidata femenina en la historia de EEUU, pero perdió por estrecho margen ante el senador de Illinois, Barack Obama.

Obama ganó las elecciones y nombró a Hillary Secretaria de Estado. Fue así como se convirtió en la primera ex Primera Dama en formar parte del gabinete de un presidente.

CONMOCIÓN

El 30 de diciembre Hillary fue hospitalizada luego de que se le detectara un coágulo sanguíneo tras haber sufrido una conmoción cerebral por un accidente hace varias semanas.

Según el diagnostico médico fue un malestar estomacal, que le provocó luego un desmayo y una conmoción cerebral, el responsable de su posterior hospitalización.

Finalmente el pasado 2 de enero se le vio salir del centro médico en el cual se encontraba acompañada de su hija Chelsea y su esposo Bill. No obstante se le vio debilitada, con unas gafas oscuras y siendo ayudada por su hija.

CANDIDATA PRESIDENCIAL

Aunque los problemas de salud le habían alejado de la vida pública desde el 7 de diciembre del año pasado, fue hasta su salida del hospital que analistas y medios de comunicación empezaron a especular sobre como podría este suceso afectarle en su carrera política. Especialmente sobre su intención de participar en las primarias de los demócratas para las elecciones presidenciales del 2016.

A pesar de haberlo negado reiteradamente, muchos están convencidos que se volverá a presentar a las elecciones.

Aunque es posible que el estado de su salud se convierta ahora en un tema a tener en cuenta, teniendo en cuenta que cumpliría los 70 en su primer año en el cargo. ‘Los demócratas quieren que se presente. Y no quiero decir muchos demócratas. Quiero decir un montón de demócratas, como el 90% a lo largo del país’, dijo el estratega de ese partido James Carville a fines de 2012.

Su popularidad no solo se limita a los demócratas. Según la encuestadora Gallup Clinton ha sido la ‘mujer más admirada’ durante 11 años consecutivos. Hillary tuvo otra distinción según Gallup: es la mujer más admirada entre todas las posibles desde 1948. Ha ocupado esa posición 17 veces, comparada con Eleanor Roosevelt que lo fue 13 veces, la ex primer ministro británica Margaret Thatcher, seis veces, y la ex primera dama Jacqueline Kennedy, cinco veces.

Tal parece que muchos desearían verla en la silla presidencial, aunque quizás ella prefiera esperar un poco más. Por el momento es un misterio, y si su salud le acompañará. El tiempo dirá.

CASO BENGASI

Hasta el momento, los informes médicos de Hillary han llegado a cuentagotas, lo que ha llevado a muchos medios a reclamar más información sobre su estado.

Los interrogantes han llegado también desde el Congreso, donde varios republicanos acusaron a Hillary de contraer la ‘gripe de Bengasi’ para evitar comparecer ante la comisión que investiga el ataque contra el consulado de EEUU en Bengasi (Libia), en el que falleció el embajador estadounidense, Chris Stevens, y otros tres compatriotas. Una tragedia que ella misma calificó como el ‘peor momento’ de su mandato.

Sin embargo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, recordó que Clinton sigue ‘abierta a comparecer en el Congreso acerca de Bengasi’, y consideró que su equipo ha sido ‘extremadamente claro’ sobre su estado de salud.

DIPLOMACIA

Los críticos también dicen que Hillary no logró ninguna gran victoria durante su mandato, en comparación, por ejemplo, con la apertura a la China comunista de su predecesor Henry Kissinger, durante el gobierno de Ric hard Nixon.

El analista Aaron David Miller culpó a Obama por mantener un férreo control sobre los asuntos de política exterior. Obama ‘tuvo a una secretaria de Estado extremadamente talentosa y capaz a la que no le dio poder en ningún problema importante relacionado a la paz o la guerra’, dijo en un foro reciente.

‘Ella encontró su propia agenda. Yo lo llamo humanismo planetario. Y fue una (agenda) importante. Fue equidad de género, asuntos vinculados a las mujeres, medios sociales, tecnología, medio ambiente’, agregó el exconsejero de seis secretarios de Estado.

Muchos subrayan el rol de Hillary en la restauración de la imagen de EEUU en el extranjero, muy dañada durante los años intervencionistas del expresidente George W. Bush.

Hillary trabajó duro, por ejemplo, para lograr un acercamiento a Pakistán —un aliado clave pero de cuidado en la guerra contra los talibanes en Afganistán— y logró la aprobación de sanciones más duras contra Irán por parte de Occidente.

Durante un viaje a China a principios de 2012, tuvo un espectacular logro diplomático al negociar con éxito una salida segura a Estados Unidos para el disidente Chen Guangcheng.

Muchos republicanos la detestan, obsesionados con la estridente imagen que dejó en la década de 1990 y su intento por reformar el sistema de salud cuando gobernaba su marido.

Una y otra vez, Hillary ha demostrado ser una especialista en reinventarse, incluso superando el engaño de su marido con Monica Lewinsky en 1998.

Ahora insiste en que es tiempo de descansar y de recibir a un nieto largamente esperado, de parte de su hija Chelsea.