Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Mundo

Sangriento asalto a planta de gas

ARGELIA. Treinta y cuatro rehenes y 15 de sus secuestradores murieron en una intervención del ejército argelino en una planta de gas de ...

ARGELIA. Treinta y cuatro rehenes y 15 de sus secuestradores murieron en una intervención del ejército argelino en una planta de gas de Argelia, que estaba bajo control de un grupo vinculado al Al Qaida. En el proceso se logró liberar a más de 600 rehenes argelinos.

‘Treinta y cuatro rehenes y 15 de los secuestradores murieron en un bombardeo (aéreo) del ejército argelino’, declaró un portavoz del grupo autor del rapto a la agencia mauritana Nouakchott information (ANI). El jefe del grupo islamista asaltante, Abu Al Baraa, figura entre los muertos, según esta fuente.

El hecho aconteció en una instalación de gas del Sahara argelino, a unos 1,300 km al sudeste de Argel. Durante el combate los secuestradores trataban de llevarse a una parte de los secuestrados a bordo de vehículos, pero intervino por vía aérea el ejército argelino.

En el proceso cuatro rehenes extranjeros fueron liberados. Se trata de dos británicos, un francés y un keniano, según la agencia argelina APS, que también anunció la liberación de otros 600 rehenes argelinos.

El presidente francés, François Hollande, confirmó la presencia de franceses en la planta de gas y asimismo confirmó la operación del ejército argelino a los ciudadanos franceses.

LOS SECUESTRADORES

El grupo de secuestradores se presentó como los ‘Signatarios por la sangre’, nombre de la katiba (unidad combatiente) del argelino Mokhtar Belmokhtar.

Aunque los asaltantes aseguraron venir de Mali, ubicado a más de 1,200 km de distancia, el ministro argelino de Interior desmintió este extremo y afirmó que eran de la región y que los secuestradores deseaban salir del país con los rehenes.

CONFLICTO EN MALI

Mientras, el conflicto en Mali continúa. Algunos países europeos empezaron a mostrar su respaldo a Francia y consideran desplegar soldados en el país africano.

España podría enviar ‘40 a 50 hombres’ mientras que Alemania, Polonia y Bélgica se mostraron dispuestas a participar en la fuerza comandada por la Comunidad Económica de los Estados del Oeste de África (CEDEAO) para combatir a los islamistas, cumpliendo con una resolución de la ONU.

El objetivo es lanzar el operativo de apoyo a la fuerza bautizada MISMA (Fuerza Internacional de Apoyo a Malí), de tres mil soldados, ‘a mediados de febrero’.