Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Mundo

El cónclave en el centro de críticas

ROMA. Ahora que Benedicto XVI se convirtió en ‘un simple peregrino’, es la búsqueda de su sucesor como jefe de la Iglesia católica lo qu...

ROMA. Ahora que Benedicto XVI se convirtió en ‘un simple peregrino’, es la búsqueda de su sucesor como jefe de la Iglesia católica lo que genera diferencias entre los cardenales. La queja principal apunta a la presión y el monopolio que intenta ejercer Italia en la definición del nuevo papa.

Los cardenales que deberían estar todos el lunes en Roma no la tienen fácil. Lo que surge es que en la reunión que será a puertas cerradas se pondrán sobre la mesa varios problemas.

LAS QUEJAS

En estos últimos días, varios cardenales, como los de Bélgica y de Australia, han expresado lo que muchos de sus pares piensan pero no se atreven a decir en voz alta: su exasperación ante la gestión de la Curia romana.

El caso ‘Vatileaks’ fue percibido como el producto de una pelea entre italianos, que siguen dominando la Iglesia.

A pesar de ser muy respetado por su mensaje religioso, Benedicto XVI ha sido criticado por su mala administración y por no haber logrado poner fin a las luchas internas en el Vaticano. Su sucesor deberá ‘tomar en manos la Curia’, estimó el cardenal belga Godfried Danneels.

Entre las peticiones estaría también una mayor descentralización ‘para el surgimiento de una cultura de debate’, dijo Danneels.

PRIMERAS REUNIONES

La mayoría de los 115 cardenales con derecho de voto (los que tienen menos de 80 años) arribaron para despedir a Joseph Ratzinger antes de su partida. Los otros han sido llamados por el decano del colegio de cardenales, Angelo Sodano, quien convocó por carta a todos los cardenales, con derecho de voto o sin él, para las primeras reuniones preparatorias. Esta reuniones comenzarán el lunes en el Aula Nuova del Sínodo del Vaticano, en donde se decidirá la fecha del próximo cónclave, que según estimaciones tendrá lugar después del 10 de marzo. La principal razón para elegir esta fecha es que quieren tener un nuevo Pontífice a tiempo para que presida las ceremonias de Pascuas.

Por el momento, el cónclave está abierto y no hay un consenso sobre un nombre para el próximo papa. Al partir, Benedicto XVI ‘no dejó un mensaje subliminal’, dijo el cardenal capuchino estadounidense, Sean O’Malley. Aunque ya se iniciaron campañas y operaciones a favor de alguno de los candidatos.

Mientras tanto, el que ahora tiene el título de ‘papa emérito’ pasó sus primeras 24 horas de expontífice mirando televisión, orando y descansando, según informó el portavoz de la Santa Sede. ‘Llamé a su secretario, Monseñor Georg Gänswein, para pedir noticias: me dijo que Benedicto XVI estaba relajado, que había dormido muy bien, que el ambiente era de serenidad y de paz’, relató el viernes el padre y portavoz del Vaticano Federico Lombardi.