Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Mundo

Nueva amenaza norcoreana

NORCOREA. Corea del Sur y Estados Unidos comenzaron ayer ejercicios militares anuales a pesar de las amenazas que Corea del Norte hizo r...

NORCOREA. Corea del Sur y Estados Unidos comenzaron ayer ejercicios militares anuales a pesar de las amenazas que Corea del Norte hizo recientemente de que responderá a ellos, anulando el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea y lanzando un ataque nuclear contra suelo norteamericano.

Luego de que iniciaron las maniobras, funcionarios surcoreanos dijeron que sus contrapartes del norte se abstuvieron de contestar dos llamadas hechas mediante una línea telefónica directa entre ambos países.

Previamente, el gobierno de Pyongyang había promedito que cortaría sus canales de comunicación bilateral en respuesta a los ejercicios.

Pyongyang emprendió una fuerte campaña de propaganda contra los ejercicios, en los que participan 10 mil soldados de Corea del Sur y cerca de 3.000 militares estadounidenses.

La campaña también ataca a la ONU, que la semana pasada votó a favor de imponer nuevas sanciones a Corea del Norte luego que el país comunista realizó una prueba nuclear subterránea el 12 de febrero. Los analistas creen que gran parte de esa campaña busca reforzar la lealtad de la ciudadanía y los militares hacia el joven líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

En general se cree que Pyongyang es incapaz de construir actualmente una ojiva que sea tan pequeña como para montarla en un misil de largo alcance. El ejército de Corea del Norte ya ha amenazado antes en ocasiones repetidas que rechazará el armisticio de 1953.

Corea del Norte ha dicho que quiere un tratado de paz formal, garantías de seguridad y otras concesiones, como la retirada de 28.500 soldados estadounidenses asignados en Corea del Sur.

Sin embargo, funcionarios surcoreanos y estadounidenses monitorean las acciones de Pyongyang y han dicho que la retórica reciente de Corea del Norte ha sido más belicosa de lo habitual.

Corea del Norte ha dicho regularmente que los simulacros de guerra de Corea del Sur y EEUU son preparativos para la invasión, pero Pyongyang se ha mostrado más preocupada.

Según Corea del Norte, las sanciones son una campaña de hostilidad de EEUU.