Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Mundo

¿Quién es el nuevo pontífice?

PANAMÁ. El argentino Jorge Bergoglio, de 76 años, elegido este miércoles para suceder al papa Benedicto XVI, es un jesuita austero, de t...

PANAMÁ. El argentino Jorge Bergoglio, de 76 años, elegido este miércoles para suceder al papa Benedicto XVI, es un jesuita austero, de tendencia moderada, que lleva una vida discreta y cultiva el bajo perfil.

Su designación para ocupar el sillón de San Pedro es la primera de un americano para dirigir la Iglesia Católica que jamás estuvo a cargo de un representante de la Compañía de Jesús.

SU VIDA

Arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, este hombre tímido y de pocas palabras, goza de un gran prestigio entre sus seguidores que aprecian su total disponibilidad y su forma de vida, alejada de toda ostentación.

Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en el seno de una familia modesta de la capital argentina, hijo de un trabajador ferroviario de origen piamontés y una ama de casa.

Asistió a la escuela pública, de donde egresó como técnico químico y a los 22 años se unió a la Compañía de Jesús, donde obtuvo una licenciatura en Filosofía.

Tras incursionar en la enseñanza privada, comenzó sus estudios de Teología y se ordenó como sacerdote en 1969. A los 36 años fue designado responsable nacional de los jesuitas argentinos, cargo que desempeñó durante seis años.

Fue en los años difíciles de la dictadura argentina (1976-83) cuando Bergoglio debió mantener a toda costa la unidad del movimiento jesuita, taladrado por la Teología de la Liberación, bajo la consigna de ‘mantener la no politización de la Compañía de Jesús’, según su portavoz Guillermo Marcó.

Luego, viajó a Alemania para obtener su doctorado y a su regreso retomó la actividad pastoral como simple sacerdote de provincia en la ciudad de Mendoza (al oeste de Buenos Aires).

En mayo de 1992, Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Buenos Aires y comenzó a escalar rápidamente en la jerarquía católica de la capital: fue vicario episcopal en julio de ese año, vicario general en 1993 y arzobispo coadjutor con derecho de sucesión en 1998.

En el 2005, al morir Juan Pablo II, Bergoglio fue considerado ‘papable’. Se dice que logró obtener 40 votos de los 77 que eran necesarios para ser elegido, es decir, el segundo lugar detrás del que fue elegido y convertido en Benedicto XVI, el cardenal Joseph Ratzinger.

¿OTRO RONCALLI?

Joven, con buena salud y reformador: son las premisas ineludibles que debe tener el nuevo Papa. Se puede decir que se busca un nuevo Roncalli, o mejor conocido como Juan XXIII.

Angelo Giuseppe Roncalli o Juan XXIII, fue un papa reformador que hizo frente a la curia y realizó una serie de cambios durante su mandato.

Mientras fue cabeza de la iglesia católica Roncalli redujo los altos estipendios que tenían los obispos y cardenales. Asimismo, dignificó las condiciones laborales de los trabajadores del Vaticano, que hasta ese momento carecían de muchos derechos de los trabajadores de Europa. También, por primera vez en la historia, se nombró cardenales indios y africanos. Y es esa capacidad reformista que algunos suponen tiente el nuevo papa Francisco.

Él es considerado un moderado, a mitad de camino entre los prelados más conservadores y la minoría ‘progresista’.

Se sabe que Bergoglio se opone al aborto, a la eutanasia y al matrimonio homosexual.

Además ha criticado a las actuales estructuras económicas que según él dan origen a grandes desigualdades, como violaciones de los derechos humanos. También ha criticado la deuda social como ‘inmoral, injusta e ilegítima’.