Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Mundo

El Vaticano ¿vuelve a sus orígenes?

Con la elección del nuevo Papa, la Iglesia de Cristo podría estar dando un vuelco a sus orígenes. Sería un volver por sus principios fun...

Con la elección del nuevo Papa, la Iglesia de Cristo podría estar dando un vuelco a sus orígenes. Sería un volver por sus principios fundamentales como por los ejemplos que dejó el mártir del Calvario. De hecho, se ha hecho justicia para con indoamerica (lationameira) y el Caribe que vienen estando en escena, reclamando justicia y asumiendo lo que legítimamente les pertenece, como al resto de los empobrecidos.

Jorge Mario Bergoglio se ha convertido en el primer Papa oriundo del Continente Americano, de Sur América y, de la congregación Jesuita, una de las versiones más progresistas de la Iglesia Católica, misma del padre Rutilio Grande y Monseñor Oscar Arnulfo Romero, que pagaron con sus vidas por la defensa de los pobres. Francisco I, deberá ser humilde, pero enérgico en exigir igualdad, respeto y paz.

Se dice tiene entre sus objetivos concretos actualizar la Iglesia y limpiar el Vaticano, tarea que, seguramente, encontrará eco en la curia progresista mundial identificada con los evangelios y con el ejemplo de su fundador, Cristo Jesús, el revolucionario disidente.

También se le atribuyen virtudes ejemplarizantes de sencillez e identificado contra el capitalismo y sus prácticas perversas. Tiene, por tanto, mucha tarea de luchas, como enemigos. Su amplia formación profesional - Ingeniero Químico, Filósofo y Teólogo- lo conforman como un hombre con la capacidad para enfrentar la demagogia, la corrupción y las crisis (previsibles) que han sido forzadas como consecuencia de la estupidez y la avaricia de los grupos de poder que amamanta el capitalismo.

A su paso como Pastor, se ha identificado con lo inamovible de la moral cristiana y de natura, por lo que ha parecido como enfrentado a caracterizaciones políticas de gobierno en lo referente al matrimonio entre personas del mismo sexo. Dios hizo hombre y mujer, solo así se valida la unión que procrea, aunque, la unión, como formulismo social, creada por los hombres, muestren otro camino.

La tiene dura el Papa Francisco I, pues, además, deberá enfrentar las injusticias de un sistema que persiste en continuar perpetuándose en un poder mundial discriminador, corrupto, explotador y criminal que ya no puede, ni debe, continuar.

Tiene otro predecesor que luchó activamente por retornar la Iglesia a sus orígenes, Juan XXIII. La congregación jesuita debe cerrar filas respaldándolo, como seguramente lo harán miles de millones de pobres, católicos o no, que necesitan guía, respaldo y fortaleza. Desde el momento de su elección, las fuerzas del mal, siempre preparadas para ‘defender’ sus intereses, montarán todo el escenario y acciones para combatir al nuevo Papa, inclusive con su eliminación, por cuanto, el mundo, debe estar alerta.

INTERNACIONALISTA