Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Mundo

Acuerdan nueva ronda de diálogos

VIENA. Irán y seis potencias mundiales anunciaron ayer, jueves, que llevarán a cabo una nueva ronda de negociaciones para alcanzar un ac...

VIENA. Irán y seis potencias mundiales anunciaron ayer, jueves, que llevarán a cabo una nueva ronda de negociaciones para alcanzar un acuerdo amplio que reduzca las preocupaciones por el programa nuclear de Teherán. Ambas partes dijeron que las negociaciones fueron ‘muy productivas’. En un comunicado conjunto informaron que las negociaciones se reanudarán en Viena el 17 de marzo. Catherine Ashton, jefa de la diplomacia de la Unión Europea, dijo que ambas partes han ‘identificado los temas que necesitamos resolver para un acuerdo final amplio’.

Las seis potencias mundiales _EEUU, Francia, Rusia, Gran Bretaña, Alemania y China_ pidieron a Irán que reduzca en forma significativa su programa nuclear para aliviar los temores de que pudiera usarse para producir armamento. Teherán se opone porque sostiene que su programa no tiene objetivos militares, pero debe aceptar las demandas si desea que se levanten las severas sanciones económicas que han dañado su economía.

Las expectativas habían sido modestas al comienzo de las conversaciones el martes, y el tono optimista sobre el marco de futuras negociaciones pareció destinado en parte a convencer a los escépticos de que las negociaciones tienen una oportunidad de dar resultados pese a las profundas diferencias entre las dos partes. Un diplomático occidental dijo que Ashton visitará Teherán el 9 y 10 de marzo para participar en conversaciones preparatorias. Habló con la condición de no ser identificado porque esa información era confidencial.

Las conversaciones están destinadas a avanzar a partir de un primer acuerdo en vigencia desde el mes pasado que compromete a Irán a reducciones nucleares iniciales para cierto alivio de las sanciones. El acuerdo puede prolongarse por consentimiento mutuo después de seis meses. Ambas partes anticiparon que los detalles finales serán arduos. Zarif, que llegó a Viena con la promesa de que Irán jamás desmantelará sus instalaciones nucleares, se vio sonriente y tranquilo. Pero en un mensaje destinado a los escépticos en su país que temen que Irán cederá demasiado en las conversaciones, dijo a la televisión que la nación ‘no cerrará ninguna instalación’.