Temas Especiales

24 de May de 2022

Mundo

Gobierno y musulmanes firman acuerdo de paz

La firma de este documento con el Frente Moro de Liberación Islámica pone punto final a más de tres décadas de conflicto en el sur del país

Gobierno y musulmanes firman acuerdo de paz
Acuerdo.

El Gobierno de Filipinas y el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) firmaron ayer la paz después de 30 años de lucha armada, a cambio de crear una región autónoma musulmana, Bangsamoro, en el sur del país.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino; el jefe del grupo musulmán armado, Murab Ebrahim, y el primer ministro de Malasia, Najib Razak, presidieron el acto histórico ante más de mil invitados en el recinto del Palacio de Malacañang, la residencia de los jefes de Estado filipinos en Manila.

‘No permitiré que vuelvan a arrebatarle la paz a mi pueblo’, prometió Aquino en su intervención, y expresó su esperanza de que el Parlamento filipino sea igual de generoso y desinteresado que los negociadores y apruebe las leyes que permitan fundar la región autónoma Bangsamoro (tierra o pueblo musulmán) en 2016.

El presidente del FMLI destacó que el acuerdo recoge las aspiraciones del pueblo musulmán. ‘Hoy celebramos la victoria del bangsamoro y del pueblo filipino’, declaró Murad.

El documento firmado, de cinco páginas de extensión, recoge los puntos consensuados desde 1997, cuando se iniciaron los primeros contactos y se pactó el primer alto el fuego. A partir de ahora, el Legislativo filipino tiene que recibir, debatir y aprobar la legislación que permitirá establecer la región autónoma de Bangsamoro en 2016 y celebrar elecciones ese mismo año.

Por su parte, el gobierno español felicitó ayer a las autoridades filipinas por la firma de este histórico acuerdo de paz.

A través de un comunicado del Ministerio de Exteriores, España felicitó también a las autoridades de Malasia por su activo papel como facilitador del proceso, y a los miembros del Grupo de Contacto Internacional que, desde 2009, hicieron el seguimiento de las negociaciones. España reiteró su apoyo a Filipinas y al Programa para los Procesos de Paz y respaldó sus iniciativas para fortalecer a las comunidades afectadas por los conflictos armados por medio del desarrollo económico y la integración social.