Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Mundo

España quiere seguir unida

El Congreso rechazó con 499 votos a favor y 47 en contra la petición catalana de convocar una consulta soberanista

El Parlamento español ha rechazado traspasar a la Comunidad de Cataluña la potestad de convocar un referéndum sobre el futuro territorial de esa región. Las relaciones entre Cataluña y el resto de España viven una profunda crisis debido a que el Gobierno regional, con su presidente a la cabeza, pretenden convocar un referéndum para preguntar a los catalanes si quieren que Cataluña siga siendo parte de España o si prefieren la separación para convertirse en un país independiente. Esa crisis política ha devenido en una importante crisis social y en un enfrentamiento ciudadano porque, según las encuestas, la mayoría de la ciudadanía de aquella región es favorable al llamado ‘derecho a decidir’. Ese ‘derecho a decidir’ se ha convertido en todo un eslogan político que los nacionalistas catalanes utilizan como les conviene, reivindicando el derecho de los catalanes a decidir sobre su propia independencia, en nombre de la democracia.

Sin embargo la Constitución española, como la inmensa mayoría de las constituciones del mundo, no reconoce el derecho de autodeterminación de sus diferentes regiones y, por lo tanto, tampoco permite que sus regiones puedan consultar o decidir sobre la posibilidad de separarse de España. La soberanía de España, como la de cualquier nación y la decisión sobre su futuro, pertenecen al conjunto de su pueblo y no a una parte de este. Y el derecho a decidir sobre algo ilegal no existe, como tampoco existe un derecho a decidir en abstracto al grito de que lo único democrático es preguntar y que los ciudadanos decidan. Cuando en realidad la esencia de la democracia es el respeto la ley y no el derecho a votar, que sólo se puede ejercer cuándo y por quién esté previsto legal o constitucionalmente.

En España, la decisión tomada por una amplísima mayoría del Parlamento, formada por los dos grandes partidos españoles, le ha dicho a los nacionalistas de Cataluña que quiere seguir conviviendo junta, porque la unidad en la diversidad, sea esta lingüística, institucional o cultural, hace a un país más fuerte y más dinámico.

El derecho absoluto a la autodeterminación de una región dentro de un país es una reliquia del pasado, procedente de las colonias respecto a las metrópolis, salvo que la consulta para la separación o la propia independencia sean acordadas y legales. En el siglo XXI ese derecho si no existe en la Constitución de un país nunca debería producirse. Por eso, la separación de Crimea de Ucrania es ilegal como ilegal sería la separación unilateral de Cataluña del resto de España.

LETRA INTERNACIONAL