Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Mundo

Vaticano castigó a 3,420 sacerdotes por abusos infantiles

El nuncio apostólico de la Santa Sede, el arzobispo Silvano Tomasi, dio a conocer las estadísticas.

Vaticano castigó a 3,420 sacerdotes por abusos infantiles
Silvano Tomasi, nuncio apostólico del Vaticano y embajador ante las Naciones Unidas en Ginebra.

El Vaticano dio a conocer el martes por primera vez las estadísticas de cómo castigó a los sacerdotes acusados de violar y abusar sexualmente a niños, indicando que 848 sacerdotes fueron suspendidos de sus funciones y expulsados y otros 2,572 recibieron sanciones menores en la última década.

El nuncio apostólico de la Santa Sede en Ginebra, el arzobispo Silvano Tomasi, dio a conocer las estadísticas durante el segundo día de interrogatorios por un comité de la ONU que vigila la adopción del tratado del organismo mundial contra la tortura.

Tomasi insistió que la convención es aplicable solamente en el Estado Vaticano. Aun así difundió estadísticas de cómo la Santa Sede adjudicó globalmente los casos de abusos sexuales y no disputó la aseveración del comité de que la violencia sexual contra los niños puede ser considerada una forma de tortura.

Sin embargo, las organizaciones de víctimas consideran que el Vaticano está eludiendo su responsabilidad en combatir estos abusos, y subrayan que en su informe presentado el lunes en Ginebra, la Santa Sede se defendió de esas acusaciones de abusos.

Tomasi aseguró que desde el 2004, más de 3,400 casos creíbles de abusos fueron referidos al Vaticano. Agregó que en la última década, 848 sacerdotes han sido suspendidos y devueltos al estado laico por el Papa. Otros 2,572 fueron sentenciados a una vida de penitencia y oración u otro tipo de castigo, fórmula frecuentemente usada cuando el sacerdote es anciano o está enfermo.

Reconociendo el elevado número de sacerdotes con sanciones menores, Tomasi dijo que era una acción disciplinaria y que el acusado ‘es colocado en un lugar en el que no tiene contacto alguno con niños’.

La agencia AP indicó en enero que el entonces papa Benedicto XVI expulsó a 384 sacerdotes en los dos últimos años de su pontificado, según la documentación presentada por el equipo de Tomasi a otro comité de la ONU.