Temas Especiales

31 de May de 2020

Mundo

La gira de Barack Obama

La gira del presidente de la primera potencia del mundo ha tenido entre sus principales objetivos frenar las tentaciones de Putin

La gira del presidente de la primera potencia del mundo ha tenido entre sus principales objetivos frenar o ‘disuadir’ las tentaciones de Vladimir Putin de continuar desestabilizando las fronteras del este de Europa. En tal sentido, Kiev estaba en el eje de sus discursos, pero la estrategia diplomática esconde acciones militares que pretenden ‘cercar’ a Rusia en fronteras como Polonia, Moldavia y los países bálticos; es decir, a las puertas del Kremlin. Los escenarios donde Barack Obama estrenaba esta nueva visión de ‘seguridad’ internacional, ya sugerida con anterioridad en su discurso en la Academia Militar de West Point, fueron Varsovia, Bruselas, París y Normandía. Allí se produjeron las primeras señales, algunas bastante contundentes, del cambio en política internacional del gobierno de Obama. Una gira que hay que analizar más allá de las diplomáticas amenazas contra Putin y los deslucidos comentarios de ‘Somos siete’, en alusión a la Cumbre de los G-7 en Bruselas, donde por primera vez en 17 años Rusia no fue invitada. La Casa Blanca ha querido fortalecer su posición en Europa pues sabe que cuenta con múltiples aliados indecisos, con intereses diversos y sumidos en contradicciones económicas y militares.

Tal es el caso de la reciente decisión de Francoise Hollande, quien contraviniendo el espíritu de las sanciones a Moscú por la anexión de Crimea, y a pesar de Washington, acaba de venderle a Rusia dos buques de asalto. Obama tuvo que mirar hacia otro lado mientras instaba al G-7 a hablar con ‘una sola voz’. EEUU está decidido a cambiar las cosas. Obama le ofreció a Polonia mil millones de dólares en ayuda militar, además le ha pedido a sus aliados occidentales que aumenten sus presupuestos de defensa, una cuestión compleja en un continente que tiene fresca en su memoria el precio que pagaron con las dos grandes guerras mundiales. A los actos conmemorativos de Normandía asiste el presidente ruso Vladimir Putin, quien no se reunirá con Obama, aunque sostendrá reuniones bilaterales con el primer ministro británico, David Cameron, y también con la canciller alemana Ángela Merkel, la única del G-7 que habla ruso.