Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Mundo

Lucha entre ejército iraquí y yihadistas causa 40 muertos en Mosul

Diez soldados fallecieron  en un ataque de un grupo de hombres armados, vestidos con uniforme militar

Lucha entre ejército iraquí y yihadistas causa 40 muertos en Mosul
Cuarenta muertos en la ciudad iraquí.

Los combates entre las fuerzas de seguridad iraquíes y los yihadistas se trasladaron hoy a la ciudad septentrional de Mosul, donde murieron cerca de cuarenta personas, lo que abre nuevos frentes de lucha a las autoridades de Bagdad.

De la provincia de Al Anbar -su feudo en Irak-, a la región de Salahedín el jueves y en esta jornada Nínive, el grupo yihadista Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) está tratando de extender sus zonas de influencia.

Las autoridades aseguran por el momento que han logrado repeler los ataques de los extremistas, entre los que han causado decenas de bajas, y lograron expulsarles de las zonas que llegaron a dominar por unas horas.

La ofensiva del EIIL de estos días busca ampliar las áreas de batalla para que el ejército reduzca los ataques contra su bastión de Faluya, en Al Anbar, que es bombardeada a diario desde que los extremistas se hicieron con el control de ciertas zonas a principios de año.

Los combates en Mosul hoy se prolongaron varias horas en los barrios del oeste de la ciudad 17 de Julio, Al Eslah al Zerai y Al Tanak, donde murieron al menos veinte extremistas y cuatro policías.

Una fuente de seguridad informó a Efe que la tranquilidad regresó a estas zonas tras la expulsión de los milicianos del EIIL.

Diez soldados fallecieron además en un ataque de un grupo de hombres armados, vestidos con uniforme militar, a unos almacenes de munición en la zona de Al Gazalani, en el sur de Mosul.

La escalada de la violencia también afectó a los civiles. Al menos cinco perecieron por el impacto de varios proyectiles de mortero de origen desconocido en el oeste de la urbe.

Además, la explosión de dos coches bomba en una localidad cercana a Mosul habitada por el grupo étnico shabak, de credo chií, causó seis muertos y cuarenta resultaron heridos.

Estos sucesos se registran después de que ayer el ejército iraquí matara a 40 yihadistas del EIIL en bombardeos aéreos y combates librados en la zona de Ain al Yahsh, 60 kilómetros al sur de Mosul.

Esa operación se produjo después de que las fuerzas armadas recibieran informaciones de inteligencia sobre los movimientos de los terroristas.

En Mosul fueron las fuerzas de seguridad las que tomaron en cierto modo la iniciativa, mientras que en Salahedín se vieron ayer sorprendidas por una serie de ataques que causaron más de una veintena de muertos.

Los yihadistas llegaron a controlar seis barrios del sur y este de la ciudad de Samarra, que fueron finalmente recuperados por el ejército.

Aunque en menor medida, la crisis continuó en esta jornada en esa urbe, donde fueron asesinadas seis personas en un puesto de control por desconocidos que vestían el uniforme de las fuerzas especiales.

Ante esta situación, las autoridades mantienen desde ayer el toque de queda en la provincia de Nínive y en ciudades de Salahedín como Samarra y Biyi.

Según las autoridades, en estas dos provincias los milicianos del EIIL actúan solos, sin el apoyo de tribus suníes, como ocurre en Al Anbar.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) denunció hoy que desde el pasado enero casi medio millón de personas han tenido que abandonar sus hogares en Al Anbar a causa de la violencia.

El origen del EIIL es el llamado Estado Islámico de Irak, una alianza de organizaciones radicales nacida bajo el paraguas de Al Qaeda en territorio iraquí en octubre de 2006 durante la ocupación estadounidense.

En abril de 2013, el Estado Islámico de Irak añadió a su nombre "y del Levante" y anunció que comenzaba a operar también en Siria, lo que le ha enfrentado con la cúpula de Al Qaeda.