Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Mundo

La ONU teme masacre si Kobane cae en manos del Estado Islámico

Los kurdos, debilitados, continuaban su batalla por frenar a los yihadistas de EI

La ONU teme masacre si Kobane cae en manos del Estado Islámico
Soldados turcos en un tanque y algunos habitantes de Kobane vigilan desde una colina los movimientos del EI.

En Kobane, convertida en el símbolo de la resistencia al Estado Islámico (EI), los combates continuaban ayer en forma intermitente un día después de que los yihadistas se apoderaran del cuartel general de las fuerzas kurdas en el norte de la ciudad, según la ONG siria Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (ODSH), con sede en Gran Bretaña y dotado de una amplia red de informantes en Siria.

Los terroristas trataban de avanzar hacia los suburbios del norte de la ciudad, a aproximadamente 1 km de la frontera turca, con el objetivo de apoderarse del puesto fronterizo y controlar así una larga franja ininterrumpida de territorio en la frontera sirio-turca. Al menos 21 yihadistas, incluyendo a dos kamikazes, murieron el viernes así como ocho combatientes kurdos en enfrentamientos en esa ciudad, indicó el OSDH.

Otros 16 activistas del EI murieron en ataques aéreos de la coalición en las provincias de Alepo, que incluye a Kobane, y Raqa, donde el EI tiene su principal bastión sirio, agregó esta fuente.

‘LUCHAR HASTA LA ÚLTIMA BALA’

Según Mustafá Ebdi, un miliciano kurdo que hace viajes entre Turquía y Kobane, las fuerzas kurdas, cada vez más desesperadas, se están quedando sin municiones y piden más ataques. Del lado turco de la frontera, los periodistas de la AFP no podían ver Kobane durante la mañana del sábado debido a la bruma que cubría el sector, pero escuchaban los disparos, así como el sobrevuelo de los aviones de la coalición, quizás preparando un ataque. ‘Nosotros escuchamos el ruido de los combates. Esto no para nunca’, dijo Ebdi a la AFP . ‘Los combatientes están decididos a luchar hasta la última bala’, agregó.

Por su parte, el emisario especial de la ONU para Siria, Staffan De Mistura, indicó que teme ‘una masacre’ en Kobane si cae en manos del EI.

Cerca de 700 civiles se encuentran todavía en el centro de esa ciudad. Se trata fundamentalmente de ancianos, y según este responsable entre 10,000 y 13,000 habitantes se congregaron a poca distancia de la frontera. ‘Si la ciudad cae, esos civiles muy probablemente serán masacrados’, sostuvo.

Por otra parte, De Mistura pidió a Turquía que autorice a quienes se habían refugiado en su territorio poder regresar a Kobane para defenderla.

El jefe del principal partido político kurdo de Siria, Saleh Muslim, instó además a las autoridades turcas a permitirle pasar armas. Sin embargo, el gobierno turco considera que enviar a civiles de regreso a la guerra sería ‘un crimen’.