Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Mundo

Las aspiraciones independentistas catalanas y la realidad española

El embajador español en Panamá, Jesús Silva Fernández, conversó acerca de la situación de la comunidad autónoma española con Estrella Online

Las aspiraciones independentistas catalanas y la realidad española
Jesús Silva Fernández, embajador de España en Panamá.

En la consulta simbólica sobre la secesión catalana de España el pasado domingo, 9 de noviembre participaron más de 2,3 millones de los 7,5 millones de catalanes, de los cuales 1,86 millones dijo sí a la independencia.

Con esta demostración popular en las urnas, considerada un éxito total por Artur Mas, el presidente de la generalidad de Cataluña y rechazada por el gobierno central español liderado por Mariano Rajoy, el independentismo catalán alcanzó su máximo apogeo.

Lo que realmente dificulta comprender el resultado de la votación es la falta de un censo oficial previo. Sin embargo, Ángels Pont, presidente de la empresa de sondeos Gesop afirma que "no se puede menospreciar. Dos millones son mucha gente, un tercio de la población, que además cuenta con el apoyo del gobierno catalán y están muy movilizados".

En una entrevista para la Estrella Online, el embajador español en Panamá, Jesús Silva Fernández, conversó acerca de la situación de la comunidad autónoma española y su futuro con respecto a España. En sus palabras, lo sucedido el domingo pasado en Cataluña no es fiable ni tampoco representativo.

Xinhua Un niño sostiene una bandera durante una manifestación a favor de votar en la consulta independentista de Cataluña en la fecha que se había indicado, en Barcelona, España, el 19 de octubre de 2014.

"La posición del gobierno es muy clara; España es un Estado de derecho, con reglas. Solamente el gobierno puede organizar un referéndum", aclaró Silva, al ser preguntado sobre la posición del gobierno español con respecto a la consulta ciudadana.

"La separación de Cataluña supondría la salida de la Unión Europea, el empobrecimiento de la economía, la salida de empresas, el desvío de inversiones y por lo tanto tendría repercusiones directas en el bienestar ciudadano", continuó Silva, argumentado sobre una hipotética situación de independencia catalana. "Pero esto no va a suceder. Nadie lo va a permitir. Los partidos ultranacionalistas han creado un problema y un clima de tensión. Los políticos deben resolver problemas, no crearlos".

Por su parte, el presidente del instituto demoscópico Metroscopia, José Juan Toharia, comenta que "Cataluña está partida en dos, ese el gran drama. Confundir el ruido de la calle con toda la opinión catalana es un error igual que es un error menospreciar esos 2 millones de independentistas". Este sociólogo alienta al gobierno español a presentar ofertas alternativas a la dicotomía entre independencia y statu quo.

Cataluña está partida en dos, ese el gran drama. Confundir el ruido de la calle con toda la opinión catalana es un error igual que es un error menospreciar esos 2 millones de independentistas

Con respecto a la recuperación económica de España, Silva comentó que las duras medidas y la reducción de gastos han traído consigo una mejora de los índices económicos y un crecimiento mayor al de otros países europeos sumidos en la crisis. No obstante, aclaró que falta trabajar más en la generación de empleos, mencionando que la recuperación económica siempre es un proceso lento.

Sin embargo, toda situación negativa tiene su lado positivo. De acuerdo a Silva, las empresas españolas que han salido de su país a causa de la grave situación económica han comprendido que internacionalizarse es un deber, no una opción. "Las más de 400 empresas españolas en Panamá trabajando para 17 sectores de la economía continuarán seguramente sus funciones en el país", compartió Silva, que en cálculos no cuantificados mencionó que de los 20,000 españoles en Panamá, un aproximado de 3,000 a 4,000 son catalanes.

Cataluña es una de las comunidades autónomas españolas más industrializadas y aporta un 17% al PIB del país europeo.