Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Mundo

Corrupción global y antinacional

Políticos y empresarios suelen crear en casi todos los países una invisible, compleja y extensa red delictiva.

Políticos y empresarios suelen crear en casi todos los países una invisible, compleja y extensa red delictiva que no solo actúa en sus respectivas naciones, sino que se sirve de paraísos fiscales para ocultar los millonarios beneficios que obtienen de los servicios públicos. La corrupción es hoy más que nunca un problema internacional que tiene un imperativo: la colaboración entre los países para el intercambio de información fiscal. Lo contrario constituiría un freno a la justicia, pues estos hoyos legales únicamente le sirven a los corruptores para su impunidad.

Si al principio el negocio de narcotráfico y sus miles de millones de dólares de sus excedentes fueron factores claves para explicar el origen de la generalizada corrupción en la región, especialmente en la década del 70 y 80, hoy el desvío de dineros públicos, las coimas empresariales y los sobornos a funcionarios es la principal fuente de la corrupción. En estas tramas, tras difíciles investigaciones, caen por igual cantautores como Isabel Pantoja que esta semana, en España, fue presa por delitos fiscales y blanqueo de capitales entre otros delitos. En Panamá se examina la ‘riqueza súbita’ de altos funcionarios, altas autoridades y particulares. En México detienen a alcaldes, en Brasil arrestan a directivos de Petrobrás y en Portugal, arrestaron el viernes al ex primer ministro portugués Sócrates por presunto de blanqueo de capitales, falsificación de documentos y corrupción.

La corrupción es un fenómeno global que maneja grandes recursos que puede desestabilizar los gobiernos. Se han creado infinitas formas para eludir los controles que los estados poseen. Las concesiones a particulares de obras e inversiones públicas es otra fuente de corrupción. Luego de la crisis financiera, donde el mal manejo de la banca demostró que una desregularización financiera podría dar al traste la economía mundial.