Temas Especiales

19 de May de 2022

Mundo

Víctima de torturas de EEUU: "¿Qué cambia para nosotros el informe?

El informe senatorial norteamericano publicado el martes sobre las torturas de la CIA provocó una ola de condenas en todo el mundo.

El informe estadounidense que detalla las torturas infligidas por la CIA a sus prisioneros no borra el padecimiento sufrido por éstos, declaró un detenido paquistaní que fue golpeado y amenazado con perros.

Kamil Shah fue encarcelado en Bagram, una prisión militar del norte de Kabul, durante mucho tiempo denominada el "Guantánamo afgano", donde los estadounidenses, cuando estuvieron al frente de ella, fueron a menudo acusados de torturar a presos acusados de terrorismo.

El informe senatorial norteamericano publicado el martes, que detalla las torturas infligidas por la CIA a presos sospechosos de vínculos con Al Qaida en lugares secretos de varios países, provocó una ola de condenas en todo el mundo.

"¿Qué cambia para nosotros el informe? ¿Acaso Estados Unidos va a darnos indemnizaciones?" se pregunta el paquistaní Kamil Shah, al contar por teléfono sus cinco años de padecimientos en Bagram, entre 2004 y 2009.

Detenido por los estadounidenses en el sur afgano, Kamil Shah, de 17 años entonces, fue liberado tras esos cinco años en Bagram, sin que se lo declarara culpable de nada."Los estadounidense detuvieron a inocentes, los pusieron en celdas sin luz, y los torturaron durante 5 o 10 años, y ahora dicen que se equivocaron" se queja Kamil, que hoy a vuelto a su región del norte de Pakistán.

De sus años en Bagram, Kamil Shah recuerda una mezcla de torturas violentas y no violentas, la falta de luz, los golpes de sus carceleros, los interminables interrogatorios "durante nueve o diez horas", las torturas con electricidad.

"A veces, traían perros, y me decían que si no les decía la verdad, me lanzarían en medio de ellos" relata."He sido torturado (...) sin razón alguna, mi vida ha sido arruinada. ¿De qué me sirve entonces ese informe?" se lamenta Kamil, que pide -sin la menor esperanza- ser oficialmente exculpado de las acusaciones que le valieron su encarcelamiento.