Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Mundo

Relaciones debilitadas

Turquía ha sido una encrucijada difícil de comprender, dado el hecho de estar situada entre Europa, Oriente Medio, el Cáucaso y Asia central

Tras una semana de una larga cadena de reproches entre Francia y Turquía, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha congelado las relaciones bilaterales franco-turcas. Retiró a su embajador en Francia y anunció la suspensión de toda colaboración económica, política y militar entre Ankara y París. El origen de este reciente conflicto es un proyecto de ley francesa que promueve convertir en Francia un delito, castigado con penas de cárcel, la negación de la masacre contra el pueblo armenio durante los sucesos a principio del siglo pasado (2015-16). Las relaciones no pueden estar peor, pero ¿por qué ahora?

Este polémico proyecto propuesto por un ala conservadora, que aprobó el Senado francés la semana pasada, se muestra algo tardío y podría querer captar con fines electorales, la minoría armenia que reside en Francia. El gobierno francés niega que se trate de una maniobra electoral mientras crece el malestar no solo en Turquía sino también internamente en Francia.

Para evitar el debilitamiento irreversible de las relaciones , el propio ministro de asuntos exteriores francés, Alian Juppé, se oponía a este proyecto de ley, dada la importancia estratégica de Turquía, también miembro de la OTAN para la seguridad en Europa. Además, pertenece a la Organización de la Conferencia Islámica y del T-6, que agrupa a los seis Estados turcófonos.

Turquía ha sido siempre una encrucijada difícil de comprender, dado el hecho de estar situada entre Europa, Oriente Medio, el Cáucaso y Asia central. Esta semana, el gobierno de París y el de Ankara, han elevado el nivel de confrontaciones hasta poner en riesgo la seguridad en toda Europa. El gobierno turco, consciente que dirige políticamente una potencia regional, ha cerrado posiciones con lo que ha sido una tradición de todos los gobiernos turcos y es no reconocer la masacre contra los armenios hace y siglo atrás. Erdogan le pidió a Francia que deje de mirar el pasado de otros países, e hizo al pasado francés sobre la muerte de argelinos y ruandeses.