La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Mundo

Duelo en España tras tragedia aérea con 51 muertos españoles

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, suspendió todas sus actividades para viajar a Francia

Los empleados de Barcelona en el aeropuerto guardan un minuto de silencio al mediodía en honor a las víctimas del accidente de un Airbus A320.

España observaba este miércoles el primero de tres días de duelo nacional decretados tras el accidente del avión de Germanwings que volaba entre Barcelona y la ciudad alemana de Dusseldorf, en que murieron al menos 51 españoles.

En numerosos puntos del país, incluidos el Senado y el Congreso de los Diputados, cuyas banderas ondeaban a media asta, se observó un minuto de silencio a mediodía en honor a los muertos en la tragedia.

"El número de víctimas españolas certificadas (...) en este momento asciende a 51", anunció un breve comunicado del gabinete de crisis establecido a raíz de la tragedia aérea, tras la identificación de dos nuevas víctimas.

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, suspendió todas sus actividades para viajar a Francia, cerca del lugar del accidente del A320 en los Alpes franceses. Antes hizo escala en Barcelona para recoger al presidente regional, el nacionalista Artur Mas.

Los dos políticos viajaron juntos dejando de lado momentáneamente su enfrentamiento político por el proyecto independentista catalán.La víspera, la número dos del gobierno español, Soraya Saénz de Santamaría, había anunciado tres días de duelo nacional.

Algunas de las víctimas eran latinoamericanas: entre ellos dos colombianos, María del Pilar Tejada y Luis Eduardo Medrano, informó el gobierno de Bogotá. Había asimismo algunos mexicanos y argentinos, entre otras nacionalidades, según el canciller francés, Laurent Fabius, que no precisó sus identidades.

Sin embargo, los más numerosos procedían de Alemania, 72 según la aerolínea, y España, donde los trágicos casos de las víctimas se iban conociendo con cuenta gotas dado que no se había hecho pública la lista de pasajeros.

El alcalde de la localidad catalana de La Llagosta, cerca de Barcelona, decretó tres días de duelo por la muerte de una joven de 23 años "que se había casado este mismo sábado" y "se trasladaban a vivir a Düsseldorf", explicaba el diario El Mundo.

Un exmiembro del concejo municipal se encontraba asimismo en el avión.También Ariadna Falguera, con una hija de corta edad, esposa de un cargo del partido independentista catalán, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC,) Lluís Juncà, anunció la formación.

Y numerosos hombres y mujeres de negocios en busca de contratos o por actividades empresariales.- 'Muy triste, un shock' -Entre ellos estaban Rogelio Oficialdegui, de 62 años, y Manuel Rives, de 52 años, empleados de la empresa de automoción Delphi.

Directivo de recursos humanos el primero, delegado sindical el segundo, volaban a Dusseldorf para una reunión a nivel europeo del comité de empresa, había explicado a la AFP Manuel, un compañero de trabajo que no quiso dar su apellido, muy conmocionado al aeropuerto de Barcelona.O Laura Altimira Barri, de 31 años, directora de proyecto de la firma textil Desigual y uno de sus colegas, según el diario catalán La Vanguardia.

Otra empresa, Inoxpa, anunció en un comunicado "la pérdida de dos personas de la empresa en el trágico accidente de ayer del Airbus 320".Entre los alemanes había que lamentar la muerte de 16 adolescentes que acababan de realizar un intercambio escolar de una semana cerca de Barcelona, en la pequeña localidad de Llinars del Vallès, donde se celebró un acto privado de homenaje en memoria de los estudiantes.

Es "muy triste, un shock", decía a la AFP Georgina Díaz, habitante del pueblo, que afirmaba haber hablado solo "cuatro palabras, con el profesor sobre todo que ya lo conocía, y con los chicos del pueblo".

El miércoles por la mañana, otro grupo de adolescentes alemanes, también acogidos por familias de Llinars, tomaban un vuelo de Germanwings con destino a Hamburgo: cabizbajos, parsimoniosos y acompañados por policías y un trabajador de la Cruz Roja.

El Gran Teatro del Liceu de Barcelona ponía sus banderas a media asta, tras conocerse que dos cantantes de ópera, Oleg Bryjak y Maria Radner, que acababan de actuar en esa escena lírica, viajaban en el A320 siniestrado.Los empleados de la ópera de Madrid, el Teatro Real, donde también había actuado el barítono y la contralto, observaban un minuto de silencio a mediodía.

Y en Málaga, en el sur del país, era anulada la rueda de prensa de presentación de un anexo del Museo Ruso de San Petersburgo que abría al público este miércoles.