Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Mundo

¿Por qué el Papa no va a México?

Las relaciones de Estado entre México y el Vaticano están actualmente en su punto más débil

Las relaciones de Estado entre México y el Vaticano están actualmente en su punto más débil. Sobre la diplomacia del Gobierno mexicano gravita aún el litigio que se creó, el pasado mes de febrero de este año, cuando la cancillería de este país protestó formalmente ante el Vaticano, pues consideraba que la expresión del Papa, ‘evitar la mexicanización', ofendía al pueblo mexicano. Aunque el comentario papal se dio en un e-mail personal a un amigo argentino, el Estado Vaticano pidió disculpas. El comunicado entonces adujo que no se quiso ofender al pueblo de México y, menos aún, minusvalorar el esfuerzo del gobierno en su lucha contra el narcotráfico.

Tanto en las redes sociales como en la prensa mexicana especializada en asuntos vaticanos, hubo una opinión casi unánime de que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto infló innecesariamente el asunto, al transformar un comentario privado de Francisco en un ‘desencuentro' internacional, México, mantiene aún una relación diplomática complicada con el Vaticano.

Por otro lado, Francisco es indiscutiblemente el líder espiritual de 1,200 millones de católicos. De igual manera se trata del primer papa latinoamericano, quien ha logrado colocarse entre los tres principales dirigentes mundiales, únicamente precedido por Putin (primer lugar según la revista Forbes) y el presidente Barack Obama. Su liderazgo moral es su fortaleza en medio de tanta impostura política en Occidente.

Pero ha sido el entorno de América Latina otro factor que ha incidido en el claro distanciamiento entre el actual gobierno mexicano de Peña Nieto y Francisco. El Vaticano está jugando otros roles en la región. El ejemplo más reciente ha sido el papel jugado por Francisco en la mediación efectiva para la distensión en las relaciones entre Cuba y Estad os Unidos. Una visita del Papa a Cuba está prevista para septiembre, luego de la visita de Raúl Castro al Vaticano este fin de semana. El viaje se dará en la víspera de la que realizará Francisco a EE.UU., y unos meses después del anunciado viaje a Ecuador. Las prioridades papales en América Latina han variado sustancialmente, En cambio México sigue estigmatizado por la violencia del narcotráfico y la impunidad.