Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Mundo

Exjefe de fuerzas especiales de Tayikistán se une al Estado Islámico

Las fuerzas de seguridad de Tayikistán estiman en algo más de 300 el número de tayikos que se han ido a combatir a Siria.

Exjefe de fuerzas especiales de Tayikistán se une al Estado Islámico
El exjefe de las fuerzas especiales de la policía de Tayikistán, misteriosamente desaparecido en abril, anunció en un vídeo haberse unido a las filas del grupo Estado Islámico.

El exjefe de las fuerzas especiales de la policía de Tayikistán, misteriosamente desaparecido en abril, anunció en un vídeo haberse unido a las filas del grupo Estado Islámico (EI) en Siria.

Un hombre que parece ser el excomandante de las fuerzas especiales de la policía de Tayikistán, el coronel Gulmurod Jalimov, de 40 años de edad, explica en un video publicado el miércoles haber tomado esta decisión por la política antiislámica de las autoridades tayikas.

Su desaparición en abril provocó pánico en este país pobre de Asia central."Iremos a buscarlos, si Alá quiere", dice el hombre vestido de negro dirigiéndose al gobierno de la exrepública soviética y con un fusil de precisión en una mano.

En el vídeo, de uno diez minutos, el hombre se presenta como Jalimov y califica de "perros" al presidente y al ministro del Interior. También pregunta a las fuerzas armadas del país si están "dispuestas a morir" por un gobierno que prohíbe el hiyab (el velo musulmán) y el rezo en la calle y hace además un llamamiento al más de un millón de tayikos que trabajan en Rusia para que dejen de ser "esclavos" y se unan al EI.

El ministerio del Interior tayiko se negó a comentar este video, ampliamente difundido en las redes sociales.

Según los medios tayikos, que citan fuentes de los servicios de seguridad, el coronel, que recibió formación militar en Rusia y Estados Unidos, habría partido hacia Moscú el 1 de mayo junto a otras diez personas.

El presidente tayiko Emomali Rajmon afirmó que el "infierno" espera a los combatientes islamistas que asesinan a fieles en Irak y Siria. Rajmon tiene como prioridad la lucha contra el integrismo religioso en este país laico pero en el que la mayoría de la población es musulmana.

Para hacer frente a la influencia creciente de los extremistas religiosos, las autoridades tayikas han impuesto el afeitado forzoso de la barba y ponen restricciones a la peregrinación a La Meca.

Las fuerzas de seguridad de Tayikistán estiman en algo más de 300 el número de tayikos que se han ido a combatir a Siria, de los que unos 50 habrían muerto.