Temas Especiales

08 de May de 2021

Mundo

Posible séptima muerte en EE.UU. relacionada con airbag de Takata

Según la demanda, el airbag del vehículo de Langlinais explotó de forma violenta arrojando fragmentos metálicos.

Posible séptima muerte en EE.UU. relacionada con airbag de Takata
Las autoridades estadounidenses informaron hoy que están investigando si la muerte de una mujer en abril pasado en un accidente de automóvil es la séptima en Estados Unidos relacionada con el defecto de los airbag de la compañía japonesa Takata.

Las autoridades estadounidenses informaron hoy que están investigando si la muerte de una mujer en abril pasado en un accidente de automóvil es la séptima en Estados Unidos relacionada con el defecto de los airbag de la compañía japonesa Takata.

La mujer, Kylan Langlinais, de 22 años, se estrelló el pasado 5 de abril en la localidad de Lafayette (Luisiana) cuando conducía un Honda Civil 2005, según la información incluida en una demanda presentada este lunes por la familia de la víctima y cuyo contenido se divulgó hoy.

Dos días después del accidente, Langlinais recibió una notificación de que el airbag de su vehículo formaba parte de la llamada de revisión iniciada para reparar un defecto en las bolsas de aire producidas por Takata.

La joven murió dos días después en un hospital.

Según la demanda, el airbag del vehículo de Langlinais "explotó de forma violenta arrojando fragmentos metálicos" y la conductora sufrió "una lesión penetrante en el lado derecho de su cuello" que le provocó una abundante pérdida de sangre.

La Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera de EEUU (NHTSA por sus siglas en inglés), dijo en un comunicado que ha recibido información sobre el accidente, está en comunicación con los abogados de la familia de Langlinais e investiga el caso.

Takata ha reconocido que produjo millones de airbag en una planta de México con un defecto en los infladores de las bolsas de aire que puede provocar su explosión en el momento de activación.

Aunque durante meses Takata se negó a llamar a revisión todos los vehículos equipados con los airbag defectuosos, al alegar que sólo existe peligro en determinadas condiciones de humedad y calor, en mayo las autoridades estadounidenses obligaron a la compañía a ampliar la retirada.

En la actualidad, casi 34 millones de vehículos en Estados Unidos están afectados por la llamada a revisión de Takata, la mayor en la historia del automóvil en el país.

La NHTSA considera que el defecto está vinculado con al menos 95 incidentes que han provocado más de 100 lesionados y al menos seis muertes