01 de Dic de 2021

Mundo

Cuidemos la democracia...

En la capital francesa el 87% de las mujeres en edad laboral están insertas en el mercado de trabajo

Las guarderías son un factor clave para la sustentabilidad económica. Así de claro lo expresó esta semana Anne Hidalgo, la poderosa alcaldesa de la ciudad de París. La capital francesa es una de las ciudades más emblemáticas del mundo moderno. Pero no lo es por sus museos y empresas, sino que ‘este modelo –guarderías- da a las mujeres la oportunidad de no verse obligadas a elegir entre tener un hijo y tener una vida profesional', dijo la poderosa alcaldesa de París, casi siempre el ‘trampolín' político hacia la presidencia en Francia.

En la capital francesa el 87% de las mujeres en edad laboral están insertas en el mercado de trabajo. Hidalgo citó estadísticas recientes de su país (Inesee), que demuestran que la compañías que cotizan en la bolsa, con sede en Paris, tienen un 37.3% en cargos de dirección. Shangai, por ejemplo, posee en cargos de dirección únicamente el 12% son mujeres. Según la alcaldesa francesa las mujeres en París gozan de las ventajas de una política pública municipal que le da enormes ventajas y destaca las redes de guarderías, bajo gestión municipal. Alrededor del 45% de los niños franceses asisten a guarderías. Para las familias de menos recursos los costos son menores por el mismo servicio; accesibilidad igual para todos.

El cuidado de los niños es, para la alcaldesa de París, un factor fundamental para el empleo de las mujeres, un capital humano de sustentabilidad económica. En América Latina es precisamente este ausente criterio político lo que frena el desarrollo. En AL la mayoría de los alcaldes carecen de esta visión de género y, en consecuencia, no promueven programas de guarderías. La crisis económica y financiera acrecentó los indicadores de desigualdad laboral en Latinoamérica, y las expectativas para el 2015, casi en recesión según la Cepal, dibujan un panorama poco alentador para las mujeres latinoamericanas, quienes son las que reciben el mayor impacto de la pobreza y el desempleo.

En los países de la región que han obtenido el mayor crecimiento de sostenibilidad económica, Chile por ejemplo, no han sido los recursos económicos los que sustentaron el crecimiento sino el factor humano: educación y reducción de la desigualdad laboral (equidad salarial y accesibilidad). París lo confirma y América Latina lo reclama.