Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Mundo

Ministros se oponen a investigación sobre ‘Panama Papers'

El Consejo de Ministros de la UE ha solicitado no colaborar con la comisión nombrada por el Parlamento Europeo para investigar la filtración periodística

Ministros se oponen a investigación sobre ‘Panama Papers'
El Parlamento Europeo labora en Estrasburgo.

Antes de que acabe el mes, 65 eurodiputados pondrán en marcha la comisión de investigación de los ‘Papeles de Panamá', un conjunto de denuncias periodísticas que han puesto en entredicho las obligaciones fiscales de líderes y personalidades de todo el mundo.

El Parlamento Europeo (PE), que puso en marcha esta comisión en junio pasado, ha dado doce meses a los eurodiputados para analizar las filtraciones obtenidas del bufete panameño Mossack Fonseca (11.5 millones de documentos) y las implicaciones en los países del grupo.

La Conferencia de Presidentes de la Eurocámara, que reúne a los líderes y al presidente del PE, Martin Schulz, dio su visto bueno al mandato para crear esta comisión, que fue confirmada por el pleno de Estrasburgo.

La tarea encomendada es ‘investigar las alegaciones de infracción y de mala administración en la aplicación del derecho de la Unión en relación al blanqueo de dinero, la evasión fiscal y la evasión de impuestos' por la Comisión o los Estados miembros, según el mandato.

En concreto, según informa la agencia Efe, estudiará si la CE, la institución encargada de hacer cumplir la legislación comunitaria, ha fallado a la hora de forzar a los Estados miembros a cumplir con varias normativas sobre blanqueo, lucha contra la evasión y cooperación fiscal.

El PE afirmó que las filtraciones revelaran cientos de presuntos casos de evasión fiscal a través de la creación de empresas en paraísos fiscales y no sólo crearon ‘preocupación' por los posibles casos de blanqueo de capital, sino que también ‘recalcaron la importancia del intercambio de información fiscal entre loas autoridades fiscales'.

También apuntó a la importancia de ver cómo los países europeos actúan de cara a las jurisdicciones no cooperativas en materia fiscal -los conocidos como paraísos fiscales- y señaló que Panamá solo estaba listado como tal por ocho países (Bulgaria, Croacia, Grecia, Letonia, Lituania, Polonia, Portugal y Eslovenia).

Tras el escándalo, Francia decidió incluir al país de nuevo en su lista negra y la Comisión propuso crear una de estas clasificaciones de paraísos fiscales a nivel europeo.

El eurodiputado español de ICV, Ernest Urtasun, según declaraciones que recogió Efe, emitió un comunicado en el que celebró la creación de esta comisión a iniciativa del grupo de Los Verdes.

ESCÁNDALO INTERNACIONAL

Los documentos de Mossa ck Fonseca se trabajaron durante un año

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación divulgó la información en abril.

Un centenar de medios de todo el mundo analizó 11.5 millones de docuentos antes de publicar.

‘Es evidente que las normas de la UE contra el blanqueo de dinero no se aplican correctamente y que la UE, los gobiernos y autoridades han fallado en sus obligaciones de luchar contra el fraude fiscal. Es necesario llevar a cabo una investigación exhaustiva y garantizar que hay consecuencias a nivel de la UE', aseguró.

No obstante, recalcó que la comisión especial del Parlamento Europeo centrada en el escándalo de las filtraciones de LuxLeaks (sobre el sistema financiero de Luxemburgo) ‘aún no ha podido terminar su trabajo por el bloqueo de los grandes grupos e instituciones como la Comisión y el Consejo'.

‘Así que esperamos que nueva comisión de investigación sí tenga los medios necesarios para continuar este trabajo', indicó.

Antes incluso de haber empezado su trabajo, la comisión tiene entre sus detracrores al mismo Consejo de la Unión Europea, el organismo, compuesto por los ministros de los 28 países de los gobiernos europeos, que adopta y coordina las leyes comunitarias.

Su servicio legal remitió el pasado mes de julio una carta al grupo de coordinadores de la comisión de investigación para trasladar que los Estados miembros no deberían colaborar en este grupo de trabajo.

A juicio del Consejo, no se especifican con claridad los temas a tratar en este grupo de trabajo y lo mejor, para los Estados miembros, es evitar cooperar con ello. De hecho, sigue el Consejo en su carta, los 28 deberían plantear una "estrategia conjunta" y amparada por el Consejo antes de acercarse a la comisión.