Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Mundo

Alemania suspende deportaciones de refugiados afganos

El sangriento atentado en la capital afgana, el más devastador desde el año 2008

Alemania suspende deportaciones de refugiados afganos
La decisión de la canciller alemana fue aplaudida por organizaciones de DDHH.

El Gobierno alemán anunció ayer la suspensión de las deportaciones a Afganistán para los peticionarios de asilo que hayan visto rechazada su solicitud, salvo para el caso de presuntos radicales islámicos y delincuentes.

La canciller, Angela Merkel, anunció la decisión, que justificó con la situación creada tras el atentado de ayer en Kabul, y dijo que las polémicas repatriaciones forzadas a Afganistán quedarán suspendidas hasta que el Ministerio de Exteriores pueda certificar que se dan las condiciones de seguridad necesarias para reanudarlas.

La líder alemana hizo este anuncio en una comparecencia ante los medios tras reunirse en la Cancillería con los dirigentes de los estados federados, donde se abordó, entre otras cuestiones, la política de asilo.

Merkel mencionó como posible fecha para que Exteriores pueda analizar la situación en Afganistán mediados de julio, aunque advirtió de que, ‘obviamente', este margen de tiempo estaba condicionado a lo que pueda acontecer.

ATENTADO EN AFGANISTÁN

La población afgana mostró ayer su repulsa en las calles al ataque terrorista, uno de los peores de la historia del país

Por su parte, el Gobierno anunció la destitución fulminante de cuatro mandos policiales destacados en la zona donde se produjo el ataque.

El ministro de Interior afgano aceptó la propuesta de la Policía local sobre la suspensión de cuatro mandos por negligencia.

Este mismo jueves, en una comparecencia anterior con el primer ministro chino, Li Keqiang, la propia Merkel había apuntado a que las deportaciones, cuestionadas por las principales ONG que atienden a los refugiados y por políticos de las filas socialdemócratas y de la oposición, iban a continuar, aunque precisó que cada caso se examinaría de forma detallada e individual.

La canciller subrayó ya ahí la necesidad de examinar con detalle la situación del país, provincia a provincia, y de centrar las deportaciones a los solicitantes de asilo que han cometido delitos en Alemania.

ATAQUE TERRORISTA

El atentado del miércoles en Kabul, el más sangriento de los últimos quince años con 90 muertos y 463 heridos, motivó la cancelación de un vuelo para deportar a un grupo de afganos que debía haber despegado ayer desde Alemania.

Según explicó entonces el Ministerio del Interior, se suspendía por motivos logísticos, ya que la embajada de Alemania en Kabul, muy dañada en el atentado, no podía participar en la recepción de los deportados.

El Gobierno alemán había sostenido hasta ahora que el nivel de inseguridad no es igual en todas las regiones afganas y mantenido su apuesta por deportar a los solicitantes de asilo que no consiguen protección en Alemania.

Varias ONG, como Amnistía Internacional o Pro Asyl, consideraban en cambio que esa práctica supone poner en peligro la vida de seres humanos.

Según datos difundidos por medios locales, desde que el acuerdo para agilizar las repatriaciones fue firmado el pasado octubre por las autoridades alemanas y Afganistán se han fletado cinco vuelos para esas deportaciones y han sido devueltos a su país de origen 106 afganos.

Uno de esos intentos de deportación derivó ayer en violentos disturbios en la ciudad de Núremberg (sur), cuando los estudiantes de un instituto de formación profesional intentaron evitar la detención de uno de sus compañeros, un afgano de veinte años, con orden de expulsión.

Alrededor de trescientas personas se unieron finalmente en una protesta espontánea; nueve policías resultaron heridos y tres personas fueron detenidas.

Tras el anuncio de Merkel, los Ministerios de Interior y de Exteriores emitieron un comunicado para explicar la decisión, haciendo hincapié en que, según el actual análisis de la seguridad en el país, que va a revisarse, las deportaciones eran posibles.

El año pasado, añadieron, alrededor de tres 1,300 afganos decidieron de forma voluntaria regresar a su país de origen y 67 fueron deportados de forma forzosa.

Hasta que no haya una nueva evaluación de los riesgos y hasta que la embajada de Kabul no pueda trabajar sin problemas, sólo se realizarán deportaciones, estudiando cada caso individual, de islamistas peligrosos, delincuentes y nacionales afganos a los que se les haya negado el asilo y que se nieguen a proporcionar datos sobre su identidad. Según Exteriores, en los últimos años se han aceptado en Alemania alrededor del 60% de las peticiones de asilo presentadas por ciudadanos afganos, una tasa superior a la de otros Estados de la Unión Europea.