La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Jerusalén, una decisión ‘doméstica' para Trump

Agobiado por las presiones sobre su gobierno, el presidente Donald Trump apunta a la política interna más allá de una estrategia en Oriente Próximo

Donald Trump prometió durante su campaña que tomaría la polémica medida.

Una ola de protestas y críticas, levantó la reciente decisión de Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital del Estado de Israel, dinamitando las posibilidades de los Estados Unidos ser parte de las negociaciones de paz, que ya se mantenía estancada desde hace años.

La aparente contradicción del mandatario norteamericano, a contramano de sus antecesores, para algunos analistas se presenta como una medida que responde más con asuntos domésticos que con una política de paz o estabilización para la región.

CRECE LA TENSIÓN

La menos cuatro muertos y más de 150 heridos en choques entre palestinos y fuerzas israelíes

Los mayores y más violentas protestas han tenido lugar en Cisjordania y la Franja de Gaza, misma que sido escenario de bombardeos por parte de las fuerza aérea de Israel.

Como un claro guiño a su bloque duro de votantes y al poderoso lobby pro-israelí, el mandatario estadounidense cumplió su promesa de campaña ante su base de electores más solida, mayormente blancos, cristiano evangélicos y conservadores.

Enfrentado a los frenos en el Congreso, de algunas de sus ‘promesas bandera' (fin del Obamacare, la construcción del muro en la frontera mexicana), sumado a la presión por las investigaciones del FBI sobre posible colusión y sus presuntos vínculos con el gobierno ruso, Trump apresura galvanizar los bloques de apoyo que le permitieron llegar a la presidencia.

Mientras tanto, la situación en Palestina e Israel, entra en un escenario de incertidumbre, ante un delicado equilibrio que podría desembocar en recrudecimiento sin precedente de la violencia.