La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Seúl y Washington detendrán sus maniobras militares el día de la cumbre

A esta histórica cita le debería seguir otra cumbre entre Kim y el presidente de EEUU, Donald Trump

Pyongyang considera que se trata de ensayos para invadir su territorio.

Seúl y Washington han decidido detener sus maniobras militares este viernes, día de la cumbre entre las dos Coreas, de cara a favorecer el acercamiento entre ambas, según confirmó hoy a Efe un portavoz del Ministerio surcoreano de Defensa.

"El ejército apoyará por completo la cumbre intercoreana para que se celebre en un ambiente de estabilidad en la frontera", explicó el portavoz.

En este sentido, detalló que se ha decidido que la primera parte del ejercicio Key Resolve, que arrancó el lunes, concluyera hoy y que la segunda parte, que durará aproximadamente otra semana, se retomará tras la cumbre.

Del mismo modo, los aliados ya han concluido también las maniobras Foal Eagle que arrancaron el pasado 1 de abril y que se han acortado intencionadamente a la mitad para durar en torno a un mes y favorecer el actual deshielo con Corea del Norte, que tradicionalmente ha condenado estos juegos de guerra.

Pyongyang considera que se trata de ensayos para invadir su territorio y habitualmente ha respondido a las maniobras con pruebas de misiles.

Sin embargo, este año el régimen expresó, en una reunión con oficiales surcoreanos el pasado marzo, su comprensión en torno a la necesidad de que Washington y Seúl los celebren.

Los gestos por parte de ambos lados escenifican el importante acercamiento y el giro diplomático que ha dado la situación en la península coreana desde que en enero el líder norcoreano, Kim Jong-un, expresara su deseo de mejorar lazos con el Sur, país con el que el Norte sigue técnicamente en guerra.

Este deshielo ha deparado la convocatoria de una histórica cumbre mañana en la frontera intercoreana entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la que ambas partes han acordado tratar la posible desnuclearización del régimen.

A esta histórica cita le debería seguir otra cumbre entre Kim y el presidente de EEUU, Donald Trump, entre final de mayo y principio de junio.

De celebrarse, sería la primera vez que los líderes de Corea del Norte y EEUU se reúnen tras casi 70 años de confrontación iniciados con la Guerra de Corea (1950-1953) y de 25 años de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.