La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Mundo

Siria, tablero de ajedrez de poderes geopolíticos

Semanas después del ataque conjunto entre EE.UU., Francia y Reino Unido sobre Siria, la tensión entre Irán e Israel vuelve alarmar al globo con la posibilidad de un conflicto armado que termine por desestabilizar la región del Medio Oriente

La tensión entre Israel e Irán ha vuelto a colocar la mirada sobre el territorio sirio, que hace poco atravesó por una escalada alarmante tras el ataque en conjunto de Estados Unidos, Francia y Reino Unido sobre la supuesta capacidad química del gobierno de Bashar al Asad.

La medida tomada por Israel se trató de una respuesta a los veinte misiles que fueron lanzados desde el lado sirio hacia el lado israelí, de los cuales cuatro fueron interceptados antes de caer en los Altos de Golán, un área parcialmente ocupada desde 1967 por tropas israelíes.

De acuerdo a Tel Aviv, Irán está detrás de estos ataques. ‘Nos centramos en destruir las capacidades iraníes en Siria, no en causar daños personales', explicaba el portavoz militar israelí Johnatan Conricus.

‘Si el ejército sirio nos ataca, actuaremos en consecuencia', decía luego del suceso el primer ministro de Israel, Bejamín Netanyahu, quien agregó que ‘las baterías del ejército sirio dispararon misiles tierra-aire' contra ellos y que por eso contraatacaron, reporta la agencia Efe .

Los orígenes de esta escalada pueden trazarse el 9 de abril, cuando un ataque aéreo israelí golpeó una instalación iraní de drones —aviones no pilotados— en territorio sirio, cerca de Palmira. Dicho ataque supuestamente habría provocado la muerte de varios asesores militares iraníes.

Irán prometió responder a esta agresión y a partir de entonces hubo incidentes desde ambos lados. Sin embargo, el ataque de 20 cohetes que le atribuye Tel Aviv a Teherán aún no ha sido confirmado por fuentes iraníes.

Tras el suceso, Estados Unidos, principal aliado de Israel, emitió un comunicado en el que expresó su apoyo al derecho de Israel de ‘actuar en defensa propia' ante agresiones. En similar forma se pronunció Reino Unido.

Mas con estas acciones Siria se ha convertido nuevamente en el tablero de ajedrez de fuerzas geopolíticas de la región, así como fuera de esta.

LAS FUERZAS DESPLEGADAS

El régimen chií del presidente sirio Bashar al Asad no solo cuenta con el apoyo de Irán, sino que además le respalda las milicias de la agrupación Hizbulah —vencedores en unas recientes elecciones en el Líbano— y Rusia, que le proporciona su fuerza aérea. Por el otro lado está Israel, que cuenta a su vez con el apoyo de EE.UU..

No obstante, Moscú ha hecho poco para limitar la libertad de movimientos de la fuerza aérea israelí sobre los cielos de Siria y recientemente el presidente ruso, Vladímir Putin, mantuvo una conversación con Benjamín Netanyahu para tratar de alcanzar estabilidad en la región. Por ende, Rusia se ha mantenido neutro.

El general israelí Amir Eshel señala que los ataques que Israel lanzó en la madrugada del jueves, sobre territorio sirio, responden a una empresa que tiene su génesis en 2012, la misma no estaría buscando incidir en el resultado del conflicto sirio sino que se enfoca en debilitar la presencia militar de Irán en Siria.

‘Irán puede conseguir una presencia militar a largo plazo en Siria para atrincherarse en el país y vincularlo más directamente con el Líbano (y Hizbulah)', explica Eshel, informa el diario The New York Times .

Entonces, la figura clave es Hizbulah, una milicia que se vería fortalecida con la presencia iraní en Siria, según Tel Aviv. Y es que Siria es el principal punto de tránsito de armamentos que Teherán envía a Hizbulah.

Pero la presencia iraní en territorio sirio no solo ha provocado el disgusto israelí, también el de Arabia Saudita, principal enemigo de Irán en el tablero de Oriente Medio y con el cual mantiene una especie de guerra fría en Yemen.

También incrustado en el conflicto se encuentra Turquía; en su lucha contra los kurdos sirios, además, están Reino Unido y Francia. Luego la CIA y el Pentágono, los cuales tienen sus propios programas de entrenamiento de rebeldes y que en más de una ocasión han terminado enfrentándose unos con otros, como informaba en 2016 el diario Los Angeles Times .

Se trata de toda una amalgama de alianzas y jugadores que siguen introduciéndose en un conflicto que a veces juega con la idea de ser el inicio de una tercera guerra mundial.

Además, las acciones de Tel Aviv llegan luego de que la administración de Donald Trump decidiera abandonar el pacto nuclear iraní, que ha visto en dicha acción un espaldarazo para ampliar sus acciones militares en Siria.

Martin Indyk, exembajador estadounidense en Israel, señaló a The New York Times que es posible que el anuncio de Trump no haya sido necesariamente el desencadenante de la reciente escalada en los Altos del Golán, sino que es el resultado de un conflicto que ya se encontraba en su punto de ebullición.

A pesar de esta crisis, el ministro de defensa de Israel, Avigdor Lieberman, ha señalado que no quiere que el actual enfrentamiento vaya a más.

La idea es no cruzar líneas rojas, que podrían terminar involucrando a otros actores en el complejo mapa sirio y desencadenar algo peor.

‘Irán puede conseguir una presencia militar a largo plazo en Siria para atrincherarse en el país y vincularlo más directamente con el Líbano (y Hizbulah)',

AMIR ESHEL

GENERAL ISRAELÍ

‘Nos centramos en destruir las capacidades iraníes en Siria, no en causar daños personales',

JOHNATAN CONRICUS

PORTAVOZ MILITAR ISRAELÍ

UN TERRITORIO MINADO

El régimen chií del sirio Al Asad no solo cuenta con el apoyo iraní

Le respaldan las milicias de la agrupación Hizbulah y el gobierno ruso.

Israel cuenta con el apoyo de Estados Unidos.

La presencia iraní en Siria también ha generado conflictos con Arabia Saudita, el principal enemigo de Irán.