26 de Sep de 2021

Mundo

Italia endurece burocracia para solicitantes de asilo

Se trata de una normativa que tiene como objetivo ‘hacer Italia más segura', subrayó el también vicepresidente del Gobierno en las redes sociales.

Italia endurece burocracia para solicitantes de asilo
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte (i), y el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini (d).

El Gobierno italiano endureció las condiciones de los solicitantes de asilo en el país con la aprobación de un decreto que prevé, entre otras cosas, expulsión de los inmigrantes considerados ‘un peligro social' o condenados en primer grado.

MEDIDAS

La reforma contempla que a los inmigrantes que tengan una condena por terrorismo se les retirará su ciudadanía

Los extranjeros que a su vez hubiesen sido expulsados de la zona Schengen no podrán entrar al territorio italiano.

La solicitud de asilo puede frenarse por otros crímenes, como los relacionados al robo o drogas.

La normativa ha sido aprobada en el Consejo de Ministros, siendo impulsada por el ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, que en los tres meses que ostenta el cargo está llevando a cabo una política de freno a la inmigración.

‘En caso de peligro social o de condena en primer grado de un solicitante de asilo, esto será motivo suficiente para llevarlo a un centro para refugiados y comenzar con los trámites para su expulsión', dijo Salvini.

El decreto contempla que la condena en primer grado para terminar el proceso de solicitud de asilo puede ser por delitos relacionados con drogas, robo, violencia sexual, violencia contra un funcionario público o lesiones graves.

Se trata de una normativa que tiene como objetivo ‘hacer Italia más segura', subrayó el también vicepresidente del Gobierno en las redes sociales.

El decreto prevé medidas como la de que los inmigrantes que tengan una condena definitiva por terrorismo verán retirada su ciudadanía italiana, o que el país no consentirá la entrada en su territorio a ningún extranjero que haya sido expulsado de otros países de la zona Schengen.

Además, el periodo de permanencia en los centros para refugiados se amplía de 90 a 180 días.