Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Mundo

EE.UU. y talibanes cierran cuarta ronda de diálogos de paz

Las negociaciones se prolongaron durante seis días y según el enviado especial estadounidense estas fueron ‘productivas'. El objetivo de Washington es que talibanes acepten conversar con el Gobierno afgano

El presidente afgano indicó que su Gobierno está comprometido con la paz.

Representantes de los talibanes y Estados Unidos (EE.UU.) finalizaron la cuarta ronda de negociaciones en Catar sin alcanzar un acuerdo que vislumbre el fin a 17 años de conflicto en Afganistán, un pacto que no llegará, remarcaron los insurgentes, hasta que no se avance en la retirada de las tropas extranjeras.

Las negociaciones, que se prolongaron durante seis días, estuvieron encabezadas por el enviado especial de EE.UU. para la paz de Afganistán, Zalmay Khalilzad, y por el exnúmero dos de los talibanes, el mulá Baradar Akhund.

‘Esta ronda de negociaciones, que giró en torno a la retirada de las tropas extranjeras de Afganistán y otros asuntos vitales, vio progresos; pero como estos asuntos son de naturaleza crítica y precisan de amplios debates, se decidió que las conversaciones (...) se retomarán en encuentros similares en el futuro', informó el portavoz talibán, Zabihullah Mujahid.

CONFLICTO

Desde la retirada de la misión de la OTAN en 2015, el Gobierno afgano ha perdido territorio ante la insurgencia taliban.

Actualmente el Gobierno afgano controla el 56% del territorio.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, pidió a los talibanes que se comprometan a entablar ‘conversaciones serias de paz' con Kabul, al tiempo que aseguró que el Gobierno está abierto reducir la presencia de las tropas extranjeras a ‘cero'.

Así los talibanes negaron, como difundieron algunos medios de comunicación, que se hubiera llegado a un acuerdo sobre un alto el fuego o el inicio de conversaciones con el Gobierno afgano, al que consideran una simple marioneta de la administración estadounidense.

No obstante, el New York Times había reportado que EE.UU. y los talibanes habría alcanzado un principio de acuerdo de paz.

Khalilzad también subrayó que ‘los talibanes se han comprometido a hacer lo que sea necesario para prevenir que Afganistán no se vuelva a convertir en una plataforma interna para grupos terroristas'.

Por su parte, el enviado especial estadounidense anunció en Twitter que la ronda de negociaciones en Doha había concluido, y que ahora se dirigía a Afganistán para ‘consultas' tras unas reuniones que ‘habían sido más productivas que en el pasado'.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN, en enero de 2015, el Gobierno afgano ha ido perdiendo terreno ante los insurgentes y apenas controla el un 56% del país, según datos de la Inspección General Especial para la Reconstrucción de Afganistán del Congreso de EE.UU..

Además, el enviado especial estadounidense reiteró que la prioridad de Washington es conseguir que los talibanes accedan a conversar directamente con el Gobierno afgano, por lo que su trabajo busca ‘facilitar un proceso de paz intra-afgano'.

Por otro lado, el presidente afgano, Ashraf Ghani, pidió a los talibanes que se comprometan a entablar ‘conversaciones serias de paz' con Kabul, al tiempo que aseguró que el Gobierno está abierto reducir la presencia de las tropas extranjeras a ‘cero'.

A su vez, afirmó que su Gobierno desea la paz ‘con celeridad pero con un plan'.