Panamá,25º

14 de Nov de 2019

Mundo

España regresa a las urnas bajo la sombra de posible bloqueo parlamentario

España tendrá que votar por cuarta vez en solo cuatro años tras el fracaso de los partidos políticos para alcanzar un acuerdo que forme Gobierno, un escenario que podría no repetirse con los comicios de este 10 de noviembre, ahora, acompañada con un aumento de la abstención.

.

España tendrá que votar por cuarta vez en solo cuatro años tras el fracaso de los partidos políticos para alcanzar un acuerdo que forme Gobierno, un escenario que podría no repetirse con los comicios de este 10 de noviembre, ahora, acompañada con un aumento de la abstención.

De acuerdo con una encuesta publicada a finales de octubre por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se estima una caída de la participación en ocho puntos con respecto a los comicios del 28 de abril.

.

Si bien el sondeo apunta a que al menos un 63% de los encuestados estaba convencido de que acudirá a las urnas este domingo, hasta el 29 de octubre un 32.3% no había definido su voto; esto sin que aún se conocieran las condenas contra los independentistas catalanes que ocurrieron después de la emisión del estudio.

Con uno de los parlamentos más fraccionados en la historia reciente del país ibérico, el oficialista Partido Socialista Obrero Español (PSOE-socialdemócrata) se mantuvo como la fuerza más votada en las elecciones de abril, un éxito que de poco sirvió al colectivo del actual presidente Pedro Sánchez que podría ver comprometida su intensión de revalidar su mandato, cuando la mayoría de las encuestas proyectan la repetición de un escenario de bloqueo parlamentario.

La encuesta, elaborada por la compañía 40dB y publicada por el diario El País, confirma que de los 350 escaños en el Congreso de los Diputados el PSOE quedaría como primera fuerza con 121 puestos, lejos de la mayoría requerida, 175 diputados.

El Partido Popular (derecha) aumentaría a 91 diputados y los ultraderechistas de Vox se convertirían en el tercer partido más votado con 46 diputados, desplazando así al también derechista Ciudadanos que la encuesta le da 14 escaños de los 57 que actualmente tienen.

En el otro lado del espectro político, el partido de izquierda Podemos perdería 10 escaños, mientras que Más País, partido de Iñigo Errejón excopartidario de Pablo Iglesias en Podemos, ingresaría al Parlamento con cinco diputados.

Los resultados dejan a la nación ibérica un panorama muy distinto al de las urnas en abril: más partidos sin mayoría parlamentaria y con programas electorales antagónicos que hacen casi imposible pactar un Ejecutivo, especialmente entre la izquierda.

Más afinidad encuentran las fuerzas conservadoras con una alianza PP, Ciudadanos y la extrema derecha de Vox. Aún así la suma de escaños no sería suficiente alcanzar mayoría.

Cataluña

La crisis catalana ha permeado gran parte de la campaña electoral que cerro ayer viernes y los últimos tiempos políticos en España, particularmente después de las condenas de hasta 13 años de varios líderes independentistas catalanes.

La sentencia del Supremo español elevó las tensiones entre Madrid y Cataluña, sumida en protestas multitudinarias y movilizaciones por la libertad de los dirigentes del “procés”.

Sobre este tema el PSOE mantiene una posición más cercana a sus partes de derecha (PP, Ciudadanos, Vox), una línea dura contra cualquier salida que incluso haga consultas no vinculantes sobre la independencia de Cataluña. En tanto, los izquierdistas Podemos y Mas País plantean un “referendum pactado” sobre la autodeterminación y una mesa diálogo, respectivamente, ambos desde una perspectiva tendiente más a la negociación en cuanto a permanencia de Cataluña al Estado español.

Mientras la confrontación sigue, quienes podrían entrar por primera vez al Congreso serían los independentistas anticapitalistas de las CUP (Candidatura d'Unitat Popular), colectivo catalán que junto a Esquerra Republicana (izquierda) y Junts per Catalunya (derecha), podrían aumentar más su presencia parlamentaria, lo que dejaría al partido más votado una tarea titánica al momento de armar el nuevo Gobierno y el fantasma de un quinto comicios ante una ciudadanía cada vez más frustrada.