Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Mundo

La ONU pide a las potencias atención al vínculo entre el clima y los conflictos

La cita, organizada a nivel ministerial por Alemania, discutió los vínculos entre el clima y la seguridad, un asunto que durante los últimos años ha dividido a las potencias del máximo órgano de decisión de la ONU

La ONU urgió ayer a las potencias del Consejo de Seguridad a tener en cuenta los efectos del cambio climático en el ámbito de la paz y la seguridad, subrayando que el calentamiento global está haciendo aumentar el riesgo de conflictos.

Vista general del Consejo de Seguridad de la ONU, en la sede del organismo en Nueva York (EE.UU.).EFE

“La respuesta multilateral a las implicaciones de seguridad del cambio climático no se corresponde a la magnitud del problema al que nos enfrentamos. Queda mucho trabajo por hacer”, dijo el subsecretario general para Asuntos Políticos de Naciones Unidas, Miroslav Jenca, en una reunión del Consejo por videoconferencia.

La cita, organizada a nivel ministerial por Alemania, discutió los vínculos entre el clima y la seguridad, un asunto que durante los últimos años ha dividido a las potencias del máximo órgano de decisión de la ONU.

Estados Unidos y, sobre todo, China y Rusia mantienen importantes reservas sobre el tema y han cuestionado en el pasado que el Consejo deba ocuparse del cambio climático o han trabajado para eliminar referencias a él en resoluciones.

Jenca destacó que el debate de este viernes es una muestra de los avances que se han logrado a la hora de "comprender y empezar a responder al impacto del cambio climático en la paz y la seguridad”, pero dejó claro que la labor es hasta ahora claramente insuficiente.

El responsable de la ONU defendió que la “emergencia climática es un peligro para la paz”, pues aunque no haya un vínculo directo entre el calentamiento del planeta y los conflictos, este multiplica los riesgos y crea otros nuevos.

“A medida que las vidas y los medios de vida son amenazados, la competencia por recursos aumenta y se desplaza a la comunidad”, expuso.

Como ejemplos, apuntó que en el Pacífico la subida del nivel del mar y la mayor frecuencia de desastres naturales está amenazando la cohesión social, mientras que en Asia central la falta de agua está contribuyendo a las tensiones regionales.

En el África subsahariana, el sur de Asia y Latinoamérica, se prevé que el cambio climático desplace a más de 140 millones de personas dentro de sus países, con el consecuente peligro para la estabilidad.

Según recordó, el cambio climático no se detiene y su cascada de efectos “seguirá creciendo y evolucionando”.

“Debemos seguir vigilantes y tener el valor de adaptar nuestros enfoques para asegurar que sirven para un mundo con cambio climático”, insistió Jenca, que urgió a pasar de las palabras a la acción.

En ese sentido, defendió que la recuperación de la pandemia del coronavirus ofrece una oportunidad para mejorar la protección y promover la justicia climática.

Tiempos de cambios

La sociedad “está cada vez más concienciada y pide cambios” en materia ambiental, que serán impulsados sobre todo por la ONU y la UE, auguró en una entrevista con EFE el presidente de la nueva Asociación Internacional de Desarrollo Económico Sostenible (IASE, por sus siglas en inglés), Javier Manzanares.

El también director adjunto del Green Climate Fund (Fondo Verde del Clima) integrado en la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, ha asumido la dirección de esta entidad, que nace con calidad de oenegé certificadora con sede en Londres, para promover la formación profesional digital en políticas ESG (medioambientales, sociales y de gobernanza) en todos los ámbitos de la sociedad.

El objetivo principal de esta entidad, que prevé iniciar sus actividades oficiales a principios de 2021, pasa por educar, entrenar, motivar y certificar a profesionales para que cuenten con las competencias necesarias en materia de sostenibilidad e inclusión social, algo que “la propia sociedad está demandando” para que todas las decisiones relacionadas con el medioambiente y lo social “tengan una trascendencia”.

Los cambios necesarios serán, en su opinión, impulsados “desde la perspectiva institucional” por las Naciones Unidas, organismo que “indudablemente posee un liderazgo muy importante” y, a nivel político, por la Unión Europea, que “ha tomado y está tomando un liderazgo” desde hace años en materia de cambio climático.