Temas Especiales

23 de May de 2022

Mundo

100 años del Partido Comunista chino: el violento legado de Mao Tse Tung

'Hoy los expertos hablan de una nueva guerra fría entre China y EE.UU., pero las dinámicas han cambiado. Las tecnologías evolucionaron y los instrumentos de violencia ahora permiten nuevas dinámicas en el ámbito internacional'

100 años del Partido Comunista chino: el violento legado de Mao Tse Tung
100 años del Partido Comunista chino: el violento legado de Mao Tse Tung

El sistema internacional presenta un escenario desordenado, confuso e inestable. Los instrumentos de violencia están más visibles que nunca. En las últimas dos semanas solamente Rusia disparó, por primera vez desde la guerra fría, contra una embarcación de la OTAN y equipó a sus fuerzas en Crimea con misiles hipersónicos. Inclusive en América Latina la violencia y los escenarios de negación posible ocurren semanalmente. Tan solo la semana pasada, el helicóptero presidencial de Colombia fue atacado con el mandatario y dos ministros a bordo, y ya ni siquiera es tema de conversación.

Ante la imprevisibilidad de los asuntos políticos y la variedad y ambigüedad de los objetivos de sus actores, debemos considerar que los objetivos en sí de un adversario, rival, o inclusive un aliado pueden no ser tan determinantes como los medios disponibles para alcanzarlos.

Durante la guerra fría entre EE.UU. y la Unión Soviética, el objetivo de ambos polos de poder no era la aniquilación del enemigo, sino garantizar la disuasión mutua. En el contexto de la guerra fría, los avances tecnológicos y los medios para alcanzar objetivos políticos (el adviento de la era nuclear), fundamentalmente cambiaron el sistema internacional. El enfriamiento de las hostilidades bélicas respondía a una verdad incuestionable: la destrucción de uno de los polos de poder resultaría en la aniquilación del otro.

Hoy los expertos hablan de una nueva guerra fría entre China y EE.UU., pero las dinámicas han cambiado. Las tecnologías evolucionaron y los instrumentos de violencia ahora permiten nuevas dinámicas en el ámbito internacional. El perfeccionamiento de las tácticas de guerra híbrida por parte de actores estatales como Rusia, China e Irán opacan el potencial de los arsenales nucleares, pero peor aún: expandieron el imaginario de lo posible. En el contexto actual, el autoritarismo vuelve a soñar con la victoria sobre el enemigo e incluso su destrucción.

En 2018 Xi Jinping modifico la Constitución china para permitir la reelección indefinida. En 2020 el presidente ruso Vladimir Putin, en pleno pico de pandemia, aseguró sus propias reformas constitucionales y permanencia en el poder. Y en 2021, Irán sorpresivamente (inclusive para los iraníes) arregló las elecciones descaradamente para garantizar la elección del ultraconservador Ebrahim Raisi. Los polos autoritarios en el mundo cavaron trincheras políticas, y se han equipado para una confrontación. Rusia, Irán y sus regímenes negocian con el orden internacional actual una situación más estable que garantice su supervivencia y han capitalizado de la crisis de la covid-19 para capturar una mayor porción de poder. El Partido Comunista chino sin embargo continúa escalando el uso de la violencia (y sus formas híbridas) sin fomentar un consenso con el orden mundial actual y el derecho internacional.

Las celebraciones del centenario del Partido Comunista chino, este 1 de julio, dejaron claro que el legado de Mao Tse-Tung aún está vivo en la China de Xi Jinping. Vestido con traje gris, del mismo estilo que portaba Mao Tse-Tung, Xi Jinping advirtió desde el palco de la puerta de Tiananmen: “nunca permitiremos que nadie intimide, oprima o subyugue a China. Cualquiera que lo intente se partirá la cabeza colisionando con un muro de acero forjado por 1,400 millones de personas”. El secretario general del Comité Central del Partido Comunista chino y presidente de la Comisión Militar Central ha ejercido sus funciones siguiendo al pie de la letra dos mantras de Mao Tse-Tung: “El poder emana del rifle... y al fusil nunca se le debe permitir comandar al partido”.

La persecución política a lo interno del Partido Comunista de China bajo el gobierno de Xi ha sido la más brutal desde la era de Mao. Más de un millón de funcionarios han sido sancionados por “corrupción” desde 2012. 100 mil de ellos cumplieron sentencia, y cerca de 170 ministros y altos funcionarios de las fuerzas armadas fueron removidos y encarcelados.

Xi erradicó la flexibilidad ideológica y la prevalencia de las fuerzas del mercado que permitió Deng Xiaopping. La sociedad china y su éxito fueron forzosamente atadas a las directrices del partido.

En el ámbito público, más de 560 millones de cámaras de videovigilancia permiten al partido monitorear el comportamiento de sus ciudadanos. Y a través de un sistema de crédito social castigan y recompensan a la población. La opinión pública permanece ahogada bajo el peso de $6 mil millones que son empleados anualmente en esfuerzos mediáticos y propagandísticos para moldear el imaginario público. En la economía, actualmente 73% de las 124 compañías chinas en la lista de Fortune Magazine Global 500 son compañías estatales. A nivel internacional, desde que Xi tomó posesión, China aumentó el número de ejercicios militares anuales por un factor de 7, alcanzando 44 prácticas de guerra en la región cada año (casi 4 al mes). El presupuesto bélico aumentó a $209 mil millones cada año. La modernización de las fuerzas armadas tiene como piedra angular los 50 mil hackers que agregaron a las filas del ciber-ejército de liberación popular. Y a través del préstamo de cerca de $50 mil millones en proyectos de infraestructura de doble uso y doble filo (Belt and Road Initiative) el régimen de Xi conquisto África y Sur América.

El aparente éxito del régimen autoritario evidentemente está basado en el uso de la violencia autoritaria (espacialmente bajo Xi Jinping). Y ese muro de acero en realidad no es de 1,400 millones de personas sino de 92 millones de lealistas que conforman las filas del Partido Comunista chino. El éxito del Partido Comunista chino podría ser calificado de aparente bajo la perspectiva de la filosofía política occidental que establece que la violencia es y siempre será solo un instrumento. Necesita un fin para justificar su existencia. Mientras que Xi Jinping, bajo la influencia clara de Mao Tse-Tung, considera que el poder y la violencia van de la mano y son el camino hacia el control social total. Según Hannah Arendt, sin embargo, “la propia estructura de poder precede y sobrepasa todos los objetivos [y los instrumentos de violencia], de modo que el poder no es un medio para lograr un fin, es en realidad la misma condición que permite a un grupo de personas pensar y actuar de acuerdo con los medios y fines”. Como es el caso de Rusia, el gobierno de Putin y occidente entienden y hasta cierto punto otorgan consentimiento y poder al ajedrez que están jugando con la OTAN con sus maniobras militares en el mar Negro, el Medio Oriente, América Latina y el este de Europa. O la guerra proxy entre EE.UU. e Irán y las negociaciones diplomáticas en Viena, que permanecen dentro de los límites de los medios y fines previstos en el orden mundial actual.

El poder del orden mundial actual yace justo allí, en ese consenso que existe para actuar de acuerdo al estado de derecho. El poder en el mundo liberal es renovado a través de elecciones (a pesar de la falsedad de algunos procesos, llevarlos a cabo es una rendición a su necesidad para validar el poder y la autoridad). El poder del liberalismo, las democracias, el mundo occidental, nace de ese consenso y no de la violencia (por supuesto que también la emplean para destruir al adversario). Según Arendt, la violencia solo puede destruir el poder (el consenso), no crearlo.

Las metas del régimen de Xi Jinping son objeto de debate y escrutinio por parte de gobiernos, académicos y empresarios. Entre la propaganda, la realidad, y los altos niveles de imprevisibilidad del sistema internacional durante la pandemia, podemos rescatar que el Partido Comunista chino durante las celebraciones de su centenario, reafirmó su compromiso con y la glorificación de la violencia autoritaria como modelo de gobierno. Consideremos que la gala del centenario fue un evento exclusivo para los miembros del partido y no fue ni siquiera televisado en vivo, y los espectadores de las celebraciones en Tiananmen también fueron seleccionados por el partido. El mismo Xi Jinping ha repetido en varias ocasiones que la crucial diferencia entre los soviéticos y su fracaso y el Partido Comunista chino es la voluntad de sus líderes de aplacar sin misericordia el disenso.

En conclusión, los altos niveles de violencia del sistema internacional en la actualidad permiten un reajuste de los polos de poder dentro del orden mundial. Sin embargo, las celebraciones del centenario del Partido Comunista chino dejaron en evidencia que el régimen maoísta no busca un reajuste, e independientemente de entender sus objetivos, su comportamiento está destruyendo las bases de poder del sistema actual. Ante la ausencia de nuevos consensos, la anarquía del sistema internacional podría convertirse en el nuevo orden.