29 de Nov de 2021

Mundo

Lukashenko acusa a "mafias" europeas de la crisis migratoria con Polonia

El líder bielorruso expresó su temor a que las actuales tensiones en la frontera desemboquen en "provocaciones" por parte de Polonia

Alexandr Lukashenko
El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko.EFE

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, acusó hoy a "estructuras mafiosas" europeas de la actual crisis migratoria con Polonia, donde se han concentrado varios miles de inmigrantes procedentes de Oriente Medio.

"Los ponen en aviones, que aterrizan aquí, los cogen, los llevan a la frontera, les ayudan a cruzar y allí ya los reciben los suyos: polacos, alemanes, ucranianos. Y todo a cambio de dinero", afirmó Lukashenko, según informó la agencia oficial Belta.

Lukashenko, que concedió una entrevista a un experto militar ruso, acusó a las mafias de garantizar el tránsito con destino a Alemania y Francia.

"No son pobres los que van. Y si lo son, es porque les han quitado el dinero. Esa cadena la tenemos totalmente controlada", señaló.

Aseguró que son esos grupos criminales los que llevaron a la frontera con Polonia a los refugiados, en su mayoría kurdos de Siria e Irak, aunque en las imágenes divulgadas por los medios locales se podía ver a efectivos de las fuerzas de seguridad bielorrusas acompañando el lunes una columna con varios miles de inmigrantes por una autopista.

"Ellos no van a un lugar desconocido, no van al cosmos (...) Todo está muy bien organizado. Y Bielorrusia sólo es una etapa y no la más importante", insistió.

El líder bielorruso expresó su temor a que las actuales tensiones en la frontera desemboquen en "provocaciones" por parte de Polonia, al que acusó de usar tanques Leopard para combatir a los miles de inmigrantes que intentan desde el lunes cruzar la frontera en la región de Grodno.

Al respecto, el Ministerio de Exteriores de Bielorrusia denunció la presencia en la frontera de equipos militares polacos con armas de gran calibre, además de acusar a los guardias fronterizos del país vecino de disparar al aire y utilizar gas lacrimógeno.

A su vez, negó que Minsk se plantee "atacar a Polonia" y acusó a la Unión Europea (UE) de intentar desviar la atención de sus problemas arremetiendo contra el régimen bielorruso.

"Sabemos que, Dios no quiera, si cometemos un error, si nos equivocamos, eso enseguida implicaría en este remolino a Rusia. Y hablamos de una gran potencia nuclear. No estoy loco, sé perfectamente a lo que puede conducir", explicó.

Eso sí, agregó, "no nos arrodillaremos ante nadie".

Previamente, el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, culpó de la crisis a Occidente, al que llamó a respetar "los principios del derecho humanitario".

"No se puede olvidar dónde empezó todo y de quién es la culpa de lo que está ocurriendo ahora. Por eso, la principal responsabilidad del arreglo de la crisis migratoria reside ahora en aquellos que crearon las condiciones para el surgimiento de este problema", señaló.

Los refugiados, que incluyen muchas mujeres y niños pequeños, se encuentran ahora en tierra de nadie, ya que Polonia aprobó medidas que permiten la expulsión por la fuerza de los inmigrantes irregulares, mientras Minsk derogó el acuerdo de readmisión con la UE.