Temas Especiales

26 de Ene de 2022

Mundo

Autorizan a la periodista Maria Ressa a viajar para recoger el Nobel de la Paz

El Tribunal de Apelaciones acordó una moratoria para las restricciones de viaje que pesan sobre Maria Ressa, aunque el Gobierno se había opuesto

Periodista filipina Maria Ressa, galardonada con el premio Nobel de la Paz 2021
Periodista filipina Maria Ressa, galardonada con el premio Nobel de la Paz 2021.Archivo | EFE

La periodista filipina Maria Ressa, fundadora del portal Rappler y con varios cargos pendientes en el país asiático, podrá viajar a Oslo para recoger personalmente el premio Nobel de la Paz que le ha concedido este año el Comité Noruego, 'ex aequo' con el periodista ruso Dimitri Muratov.

El Tribunal de Apelaciones ha acordado una moratoria para las restricciones de viaje que pesan actualmente sobre Ressa, ya que considera que ha "explicado razonablemente" los motivos por los que necesita abandonar el país. En este sentido, ha asumido que "no hay opción" de que pueda recibir el galardón de forma telemática o a través de un intermediario.

El Gobierno de Rodrigo Duterte se había opuesto a ese viaje, alegando que las críticas de la periodista al sistema judicial hacían temer que pudiese fugarse. Los jueces han resuelto que cualquier sospecha en este sentido es "meramente especulativa" y la propia Ressa ha dicho que "el exilio no es una opción", como recuerda Rappler.

Ressa, la primera persona de Filipinas que recibe un premio Nobel de la Paz, está en libertad provisional mientras se examinan los recursos a su condena por "ciberdifamación", dictada en junio de 2020. Si su apelación no prospera, deberá cumplir una condena de seis años de cárcel.

El dictamen conocido este jueves le permitirá estar en Oslo entre el 8 y el 13 de diciembre, tiempo tras el que Ressa deberá volver a Filipinas, donde también se enfrenta a otros cargos que, según ha denunciado ella misma, tienen un trasfondo político que deriva de su labor periodística crítica con el poder.

Rappler ha informado ampliamente de la guerra contra las drogas promovida por Duterte, que se ha saldado con miles de muertos desde 2016 y que ha motivado una investigación preliminar por parte de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI). Las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han concluido que, en el marco de estas operaciones, se han perpetrado todo tipo de abusos.