Temas Especiales

20 de Ene de 2022

Mundo

Ómicron: ¿Cómo enfrenta el mundo la nueva variante de la covid-19?

Europa aumenta las restricciones cuando sufre un alza de casos, mientras que en América, que por ahora mantiene bajo control al virus, establecieron límites a los viajes

Ómicron: ¿Cómo enfrenta el mundo la nueva variante de la covid-19
La Organización Mundial de la Salud clasificó la nueva cepa como “variante de preocupación”.EFE

Aunque todavía se desarrollan estudios para determinar con precisión el posible impacto de la nueva cepa de la covid-19, denominada con la letra griega ómicron, varios países en el mundo ya están tomando medidas de contención ante una variante que podría ser más contagiosa, según datos preliminares.

El Gobierno de Sudáfrica confirmó el pasado 23 de noviembre la aparición del primer caso de la cepa, que ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó como “variante de preocupación”.

Si bien gran parte de los casos presentan síntomas leves, la comunidad científica se mantiene en alerta ante la incertidumbre sobre las posibles mutaciones que puedan comprometer la eficacia de las vacunas ya existentes. Por ahora no hay evidencia que apunte a esto último.

Más allá de los diferentes escenarios algunos países buscan tomar la delantera, especialmente en aquellos en los que hay un aumento de contagios, que coincide con la aparición de ómicron.

La Unión Europa (UE) empezó esta misma semana a tomar cartas en el asunto con la suspensión de vuelos desde el sur de África. Estados como Sudáfrica, Namibia, Zimbaue, Botsuana, Mozambique, se encuentran entre los destinos bajo restricciones.

La medida, acordada por medio del dispositivo de respuesta política integrada a la crisis de la UE, no obliga a los Estados miembros pero ya varios la han adoptado; entre ellos Países Bajos, Alemania, España, Italia, Austria, Francia y Bélgica.

Reino Unido, uno de los territorios más laxos en términos de restricciones y el cuarto con mayor porcentaje de contagios, también restringió los vuelos a países de riesgo.

Igual ordenó la vuelta al uso de mascarillas en el transporte público, tiendas, y pruebas de PCR para los viajeros.

Todo lo anterior ocurre cuando se da un aumento de casos en toda Europa, convertida en las últimas semanas en epicentro de la pandemia al ser la región que registra el mayor número de contagios, sobre todo de aquellas personas no vacunadas.

De acuerdo con datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), la nueva cepa podría suponer la mitad de las infecciones recientes.

“Cuanto mayor sea la ventaja de crecimiento sobre delta y mayor sea su circulación en la UE y el Espacio Económico Europeo, más corto será el tiempo esperado hasta que ómicron cause la mayoría de infecciones de SARS-CoV-2, indicó la ECDC.

El aumento ha puesto sobre la mesa el desafío en Europa para acelerar los programas de vacunación y la resistencia de ciertos sectores de la población de recibir las dosis anticovid.

“Vacunas para quienes aún no se han vacunado o no han completado la pauta, y dosis de refuerzo para los mayores de 40 años son imprescindibles”, reiteró a la agencia EFE, Andrea Ammon¸ directora del ECDC.

En América también se han registrado casos, todos hasta ahora localizados en los aeropuertos.

Este miércoles, Estados Unidos se convirtió en uno de los primeros países de la región en detectar la variante en su territorio. “Sabíamos que era cuestión de tiempo que el primer caso de ómicron fuera detectado en EE.UU.”, dijo el epidemiólogo Anthony Fauci, consejero de la Casa Blanca.

El Gobierno estadounidense señaló que endurecerá los requisitos para ingresar a su país, incluyendo la exigencia de presentar una prueba negativa de covid-19.

La Casa Blanca adelantó, además, que se prevé un plan para extender el uso de la mascarilla para los viajes internos –tren y otros medios públicos–, la ampliación de pruebas y de la campaña de vacunación.

Las naciones latinoamericanas han reaccionado con respuestas distintas, aunque coincidiendo en restringir la entrada de países del sur de África. Sobre todo Brasil, Ecuador y Paraguay establecieron las medidas más restrictivas; luego naciones como Guatemala, Argentina, Perú y Cuba están exigiendo pruebas negativas de PCR y cuarentenas obligatorias al llegar.

México, por su parte, aún no ha tomado postura al respecto e indicaron que están a la espera de más datos firmes para tomar medidas.

“No debemos de espantarnos porque hay bastante incertidumbre, información no confirmada, eso es lo que puedo decir, no hay todavía información sólida, si esta variante es más peligrosa que las otras variantes, no existe eso”, manifestó el presidente mexicano, Andrés Manuel Obrador.

A la fecha la OMS registra más de 262 millones de casos confirmados en todo el mundo y 5,2 millones de muertes.