Temas Especiales

21 de May de 2022

Mundo

El papa: "Campeones en hacer la guerra, una vergüenza para todos"

Francisco, que improvisó este discurso en un momento en el que existe la amenaza de una guerra en Ucrania

"El mundo es un campeón en la guerra y esto es una vergüenza para todos". Así lo afirmó el papa Francisco en un discurso improvisado al recibir hoy en audiencia a los participantes en la sesión plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales .

Papa Francisco
El papa Francisco.EFE

"Estamos apegados a las guerras y esto es trágico", continuó el pontífice, recordando que "en este momento hay tantas guerras por todas partes" que los llamamientos a la paz lanzados por los papas y "por hombres y mujeres de buena voluntad no son escuchados".

Francisco, que improvisó este discurso en un momento en el que existe la amenaza de una guerra en Ucrania, recordó que Benedicto XV "denunció la incivilidad de la guerra como una matanza inútil" , pero "su advertencia no fue escuchada por los líderes de las naciones involucradas en la Primera Guerra Mundial".

Así como también "fue desatendido fue el llamado de San Juan Pablo II para evitar el conflicto en Irak” , reflexionó el Papa Francisco.

Además de Medio Oriente, Siria, Irak, y la región etíope de Tigray”, Francisco habló de que "soplan vientos amenazantes en las estepas de Europa del Este, encendiendo las mechas del fuego de las armas y dejando helados los corazones de los pobres y de los inocentes. Estos no cuentan"

“Como en este momento, cuando hay tantas guerras por todas partes, tampoco se escucha este llamamiento”, y añadió: "Parece que el mayor premio de la paz se debe dar a las guerras. Es una contradicción. Estamos apegados a las guerras. La humanidad avanza en las ciencias, en muchas cosas bellas, pero retrocede en hacer la paz: es campeona en hacer la guerra, y esto es una vergüenza para todos. Hay que orar por esto”.

“Esperábamos que no hubiera necesidad de repetir palabras similares en el tercer milenio”, dijo Francisco sobre las palabras de Benedicto XV, y, “sin embargo, la humanidad parece todavía andar a tientas en la oscuridad”.