Temas Especiales

24 de Jun de 2022

Mundo

Un histórico triunfo regional de los conservadores agita la política española

Los conservadores del PP vieron este lunes su victoria del día antes en Andalucía, donde por primera vez gobernarán con mayoría absoluta

PSOE
(De izq a der) La presidenta del PSOE, Cristina Narbona; el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la vicesecretaria Adriana Lastra, asisten a una reunión de la Ejecutiva del partido, este lunesEFE

La histórica mayoría absoluta lograda por el conservador Partido Popular (PP) en las elecciones en Andalucía, región que durante décadas fue un feudo de los socialistas, ha abierto el debate sobre cómo repercutirá en la política nacional a medida que se acercan los próximos comicios locales y generales.

Los conservadores del PP vieron este lunes su victoria del día antes en Andalucía, donde por primera vez gobernarán con mayoría absoluta, como un primer paso para recuperar el Gobierno de España.

Mientras, desde el Ejecutivo nacional que preside el socialista Pedro Sánchez defienden su fortaleza, pese al claro retroceso de la izquierda en esta región del sur, la más poblada del país con cerca de ocho millones y medio de habitantes.

Mayoría sin la ultraderecha 

El PP gobernaba en Andalucía con apoyos parlamentarios de los liberales de Ciudadanos (Cs) y del ultraderechista Vox, pero el presidente regional, Juanma Moreno, decidió convocar elecciones anticipadas con argumentos como la dificultad para aprobar nuevos presupuestos con los que aplicar políticas necesarias para paliar la escalada inflacionista agravada por la guerra en Ucrania.

Los conservadores lograron el domingo 58 escaños, algo más del doble de los 26 que obtuvieron en 2018, y una mayoría suficiente para gobernar sin los liberales, que pierden los 21 que tenían y quedan fuera de la escena política andaluza, en línea con su debacle en el conjunto de España desde hace meses, y sin la extrema derecha, que sube levemente, dos más hasta los 14, pero menos de lo que esperaba para ser la clave de gobierno.

Estas elecciones eran esperadas en parte también para ver si el PP mantenía o no la línea de pactar con la ultraderecha, como ocurrió a comienzos de año en la región de Castilla y León, donde por primera vez en España la extrema derecha entró en un gobierno regional.

Moreno defiende que la única vía para "taponar a Vox" es el "camino por el centro", para que los conservadores en España, donde son la primera fuerza de oposición en el Parlamento nacional, recuperen el terreno perdido desde el ascenso primero de los liberales y luego de la ultraderecha.

"Si el PP de Andalucía es capaz de sacar mayoría absoluta, el PP en España no tiene techo", aseguró el coordinador general de los "populares", Elías Bendodo, quien recalcó que el partido da un paso "decisivo" para derrotar en un futuro a Pedro Sánchez.

La victoria es vista por los conservadores como un primer triunfo frente a Sánchez de su nuevo líder, Alberto Núñez Feijóo, que se hizo con las riendas el partido el pasado abril en medio de una seria crisis interna y confía en devolver al PP al poder en España que tuvo con José María Aznar de 1996 a 2004 y Mariano Rajoy entre 2011 y 2018.

Mal resultado para la izquierda

Sánchez lidera el partido socialista PSOE, que gobierna en España en coalición con la formación de izquierda Unidas Podemos.

El PSOE se ha quedado con 30 escaños en Andalucía, tres menos, su peor resultado histórico en una región que gobernó durante cerca de cuarenta años.

Mientras que otras dos formaciones que también concurrían por la izquierda, Por Andalucía y Adelante Andalucía, han sacado siete entre ambas, diez menos tras no concurrir unidas bajo una única candidatura con Podemos.

Sánchez ha minimizado ante la Ejecutiva del PSOE la debacle en Andalucía, que los socialistas no ven como el inicio de un cambio de ciclo en el conjunto de España, donde el próximo año están previstas elecciones municipales y en varias regiones, previas a los comicios generales de noviembre, si estos no se adelantan.

El portavoz de la Ejecutiva socialista, Felipe Sicilia, negó que exista preocupación, pues las elecciones nacionales se ven aún lejos, y achacó el mal resultado a factores como la división de la izquierda.

Pero otras voces destacadas del partido socialista llamaban, en cambio, a una reflexión profunda en vez de buscar excusas, ante lo que se puede avecinar en las siguientes citas con las urnas.