02 de Dic de 2022

Mundo

Rusia advierte a EE.UU. de que podría cruzar una 'línea roja' si dona más misiles de largo alcance a Ucrania

Rusia ha señalado que este suministro de armas pesadas es el causante de que el conflicto en Europa del este se mantenga activo

Rusia advierte a EE.UU. de que podría cruzar una 'línea roja' si dona más misiles de largo alcance a Ucrania
Putin conversa con el presidente Xi Jinping, con motivo de la Cumbre del Consejo de Jefes de Estado de la OCS.EFE

Las autoridades de Rusia han advertido a Estados Unidos de que si dona más misiles de largo alcance al Ejército de Ucrania, podría estar cruzando una 'línea roja' y convertirse en parte del conflicto en Europa del este.

“Si Washington toma la decisión de enviar misiles de mayor alcance a Kiev, cruzará una línea roja (...) En un caso así, nos veremos obligados a reaccionar en consecuencia”, señaló ayer la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, según recoge la cartera diplomática rusa.

Las autoridades de Estados Unidos han donado a Ucrania diferentes tipos de armamento, si bien desde Kiev han hecho llamamientos para que los países aliados le suministren armamento de mayor alcance con el posible objetivo de atacar posiciones rusas en Crimea.

En este punto, Rusia ha señalado en anteriores ocasiones que este suministro de armas pesadas es el causante de que el conflicto en Europa del este se esté prolongando. “Está conduciendo a un enfrentamiento militar directo entre Rusia y los Estados de la OTAN”, ha dicho Zajarova.

Encuentro ruso-chino

El presidente ruso, Vladímir Putin, condenó ayer la “provocación” de Estados Unidos en el estrecho de Taiwán, y dijo que aclarará la postura de Rusia en Ucrania al presidente chino, Xi Jinping.

“Condenamos las provocaciones de EE.UU. y sus satélites en el estrecho de Taiwán”, indicó en la ciudad uzbeka de Samarcanda al reunirse con su homólogo de China.

Además, Putin se mostró dispuesto a explicarle a Xi la postura rusa sobre Ucrania para disipar la inquietud china respecto a la actual “operación militar especial” rusa.

Washington reacciona

Por su parte, Estados Unidos consideró este jueves algo “curioso”, pero no “sorprendente”, que Putin haya reconocido que su homólogo chino, Xi Jinping, tiene “preocupaciones” sobre la invasión rusa de Ucrania.

“Aparentemente, el presidente Putin ha admitido, según los medios, que el presidente Xi tiene preocupaciones sobre la guerra. No son sorprendentes las preocupaciones de China, pero es algo curioso que Putin lo haya admitido tan abiertamente”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en rueda de prensa.

Price opinó que durante meses Pekín ha hecho “gimnasia geopolítica” para no criticar abiertamente la invasión rusa de Ucrania.

Pero no le parece sorprendente que China esté preocupada por este asunto, dado que en los foros internacionales Pekín suele defender como algo “inviolable” el principio de soberanía, el cual ha sido “asaltado” por Moscú al ocupar Ucrania, dijo el portavoz.

Sin embargo, el funcionario advirtió de que China y Rusia “comparten una visión del mundo” y que durante los últimos años han “profundizado su relación”.

“Hemos expresado muy claramente nuestra preocupación por esta relación cada vez más profunda. Todos los países deberían tener esta preocupación”, opinó el vocero de la diplomacia estadounidense.

Asimismo, Price reiteró las sospechas de Washington de que Rusia habría buscado apoyo militar de China, y advirtió de “graves consecuencias” si Pekín ayuda a Moscú a combatir en Ucrania y a eludir las sanciones impuestas por occidente.

Putin y Xi se reunieron este jueves en la ciudad uzbeka de Samarcanda en víspera de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) liderada por China y Rusia, donde refrendaron su “amistad”.

Al comienzo del encuentro, Putin valoró el hecho de que Pekín haya mantenido siempre “una postura equilibrada” sobre Ucrania, si bien admitió “preguntas y preocupaciones” de China.

Relación con China

Por su parte el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, negó que existan discrepancias con China en el plano internacional pese a que el presidente ruso reconoció ayer las “preocupaciones” de Pekín sobre Ucrania.

“Tenemos una total coincidencia en la valoración de la situación internacional. Aquí no hay ninguna discrepancia. Continuaremos coordinando nuestras acciones, incluido en la inminente Asamblea General de la ONU”, dijo Lavrov a la televisión pública rusa.

China ha criticado abiertamente la expansión de la OTAN hacia la frontera rusa, pero nunca apoyó la campaña militar rusa en Ucrania, país con el que Pekín mantiene una buena relación.

Por su parte, el jefe del Kremlin condenó las “provocaciones” de EE.UU. y sus satélites en el estrecho de Taiwán, isla que es parte de China, según el líder chino.

Xi llamó a Putin a liderar juntos un mundo cambiante y a defender los intereses de los países en desarrollo.

Putin y Xi participan esta noche en una cena oficial en víspera de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái, liderada por Rusia y China, y en la que Irán firmó ayer un memorándum de ingreso.

Diálogo

También ayer el papa Francisco afirmó que aunque es difícil entender que se pueda dialogar con los Estados que han comenzado una guerra y que es“ una situación que no guste, ”que huela mal”, hay que hacerlo, al responder sobre si existía alguna “línea roja” para intentar dialogar con Rusia en la rueda de prensa a bordo del avión papal de regreso de su visita de tres días a Kazajistán.

El papa, sentado en una silla ante los periodistas al fondo del avión debido a sus problemas de rodilla, defendió que es necesario intentar el diálogo siempre, aunque sea con “el país agresor”.

“Siempre es difícil entender el diálogo con los Estados que han comenzado la guerra. Es difícil, pero no tenemos que descartarlo, tenemos que dar la oportunidad de diálogo a todos, porque siempre existe la posibilidad de que se puedan cambiar las cosas”, dijo Francisco, que evitó referirse específicamente a Rusia.

El pontífice argentino consideró que el diálogo es necesario porque con él “se obtiene otro punto de vista”. “Yo no excluyó el diálogo con naciones en guerra, aunque sean el agresor”, agregó.

“Se tiene que hacer, aunque sea algo que huela mal, pero se tiene que hacer porque, si no, cerramos el único diálogo para la paz”, explicó.