30 de Nov de 2022

Mundo

El 66% de los hogares de Afganistán "tienen dificultades" para satisfacer sus necesidades básicas

El Banco Mundial pide a los talibán "pasos tangibles" para mejorar la seguridad alimentaria y el bienestar de la población

Afganistán
AfganistánPixabay

El Banco Mundial ha alertado de que dos tercios de los hogares en Afganistán "tienen dificultades" para satisfacer sus necesidades básicas, incluido un nivel alto de inseguridad alimentaria que afecta al bienestar de la población, especialmente a mujeres y niñas.

El estudio, realizado entre junio y agosto, sopesa las condiciones de vida en el país un año después de la toma del poder por parte de los talibán tras la toma de la capital, Kabul, después de la huida del país del entonces presidente, Ashraf Ghani, en pleno proceso de repliegue de las tropas internacionales.

"Es profundamente preocupante ver que una mayoría de los hogares afganos siguen haciendo frente a enormes dificultades económicas y que el acceso a la educación, especialmente para niñas, sigue gravemente limitado", ha dicho la directora del Banco Mundial para Afganistán, Melinda Good.

Así, ha apuntado a la "necesidad urgente" de que "las autoridades internas talibán den pasos tangibles para mejorar la seguridad alimentaria y el sustento, mantener los servicios sanitarios básicos y garantizar que el sector privado puede jugar un papel a la hora de crear trabajos para muchos afganos, particularmente jóvenes, que están desempleados".

"Sin esto, el bienestar del pueblo afgano, especialmente mujeres y niñas, sigue en riesgo", ha manifestado Good tras la publicación del informe, que recoge en cualquier caso un ligero descenso en el porcentaje de hogares en dificultades, que en 2021 fue del 69 por ciento.

El documento resalta que el aumento de los precios y los efectos persistentes de la sequía del año pasado están entre los principales motivos de las limitaciones al acceso a los alimentos, una situación que apunta a mayores dificultades de cara a la llegada del invierno.

De esta forma, el 65 por ciento de los encuestados consideran que las condiciones económicas en sus hogares empeorarán durante los próximos doce meses, una cifra que era del 26 por ciento en 2020 y del 59 por ciento en 2021, lo que apunta a un aumento del pesimismo en torno a la situación económica del país centroasiático.

Por otra parte, el aumento del trabajo entre los 'cabezas de familia' ha aumentado un siete por ciento entre octubre de 2021 y junio de 2022, con un repunte en los empleos en el sector privado y un aumento de las mujeres que trabajan, especialmente en actividades autónomas en sus hogares.

El Banco Mundial apunta que el número de alumnos matriculados en la educación privada ha vuelto a los niveles de 2016, impulsado principalmente por la entrada en la escuela de niños en zonas rurales, mientras que en áreas urbanas está por debajo de las cifras de dicho año.

Por contra, en lo relativo a la educación secundaria las cifras se han estancado en cuanto a la matriculación de niños y han caído en zonas urbanas debido a que algunos adolescentes abandonan la escuela para trabajar, mientras que la matriculación de niñas "ha colapsado" por el cierre de escuelas por parte de los talibán.

Respecto a la situación del sistema sanitario, sólo el ocho por ciento de las personas que necesitaron atención médica fueron incapaces de obtenerla, con pocas diferencias en la situación en zonas rurales y urbanas y con los mismos porcentajes de acceso entre hombres y mujeres.

Por último, el Banco Mundial ha hecho hincapié en que la percepción sobre la seguridad ha mejorado en Afganistán, con dos tercios de los encuestados afirmando que se sienten más seguros que hace un año, una situación opuesta a las regiones en el centro y el oeste del país, donde la mayoría opina lo contrario.