El gobernante PNP de Puerto Rico refuerza el objetivo de la anexión a EEUU

Actualizado
  • 05/01/2018 19:20
Creado
  • 05/01/2018 19:20
Puerto Rico es un territorio de EEUU de cerca de 3,5 millones de habitantes con un Legislativo propio pero supeditado a Washington 

El directorio del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP) aprobó esta semana una resolución que establece continuar promoviendo la anexión de Puerto Rico a Estados Unidos, más necesaria que nunca para esta formación dada la situación colonial que puso en evidencia el paso del huracán María.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, aprovechó esta reunión del PNP, partido que también lidera, para denunciar que todo lo que siguió al paso del huracán María el pasado septiembre puso de manifiesto que la situación de este Estado Libre Asociado a EEUU es insostenible a nivel político.

Puerto Rico, que en 1898 paso de soberanía de España a Estados Unidos, es un territorio del país norteamericano de cerca de 3,5 millones de habitantes con una Constitución y Legislativo propio pero supeditados al Congreso en Washington.

A pesar de contar con cierto grado de autonomía, áreas críticas como fronteras, defensa, relaciones diplomáticas o moneda quedan bajo el control del Congreso en Washington, además de que los puertorriqueños que residen en la isla no pueden votar por el presidente de Estados Unidos.

Rosselló subrayó que el Estado Libre Asociado no dispone de poder político para luchar por los intereses del pueblo de Puerto Rico en el Congreso de Estados Unidos, lo que a su juicio le ha pasado factura durante todo lo que siguió al huracán María.

Puerto Rico cuenta con un representante ante el Congreso, el comisionado residente, aunque se trata de una figura que no cuenta con derecho a voto.

"En todo el mundo se ha visto lo que es tener una ciudadanía de segunda clase en Estados Unidos. Para eso tenemos que tomar acciones que vamos a trabajar", dijo Rosselló.

El gobernador se refería así a que Puerto Rico, por no contar con esa representación, poco pudo hacer para que el Congreso incrementara la cifra de ayuda destinada a la isla para paliar los efectos de los huracanes de septiembre, en especial María.

El Gobierno de Puerto Rico ha denunciado además que las autoridades federales no respondieron con la determinación necesaria tras el huracán María, a juicio del PNP algo que no hubiera pasado si la isla fuera cualquier otro estado de EEUU.

Rosselló adelantó que para presionar al gobierno en Washington en la hipotética anexión de Puerto Rico a EEUU se dirigirá a los puertorriqueños que viven en EEUU -estos sí con derecho a voto por el presidente-, que pueden superar los 5,6 millones, para demostrar que tienen capacidad de influir en las elecciones a presidente.

El objetivo de Rosselló es hacer ver a los políticos estadounidenses que los puertorriqueños pueden inclinar la balanza hacia uno u otro partido, en especial en algunos estados, y que desde San Juan se podría orientar el voto si no se accede a tomar una decisión sobre el estatus de la isla.

En esa reunión del PNP, su padre, Pedro Rosselló González, quien ocupara el cargo de gobernador entre 1993 y 2000, indicó que los huracanes dejaron en evidencia que los puertorriqueños son ciudadanos de EEUU y que, sin embargo, recibieron "un trato desigual e injusto comparado con los de otras jurisdicciones".

"Iremos a reclamar los derechos para los ciudadanos residentes en Puerto Rico", subrayó Rosselló González, que adelantó que se hará mediante contacto directo con los congresistas en Washington y con encuentros con medios de comunicación de EEUU en los que se expondrá la que entienden desventaje de los puertorriqueños.

La postura de Rosselló se enfrenta con la posición del Partido Popular Democrático (PPD), la formación con la que se ha alternado en el poder durante las últimas décadas que apuesta por perpetuar el Estado Libre Asociado.

Estados Unidos ha repetido una y otra vez que no tomará acción alguna sobre el estatus hasta que no haya unidad entre los puertorriqueños.

Rosselló promovió el pasado junio un plebiscito sobre la relación política con Estados Unidos en el que un 97 % de quienes votaron lo hicieron a favor de la anexión a EEUU, aunque el dato más relevante de la consulta fue que la participación fue de solo el 22,9%, en parte por el boicot del PPD.

La consulta fue la quinta en la que se convoque a los puertorriqueños para preguntarles sobre la relación política con Estados Unidos.

En los años 1967, 1993, 1998 y 2012 acudieron a las urnas para pronunciarse sobre el estatus, pero su resultado no sirvió para nada al tratarse de consultas no vinculantes promovidas por el Ejecutivo de San Juan sin compromiso alguno por parte de Estados Unidos.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus