¿Fueron los disturbios de enero en Kazajistán un intento de golpe de estado?

Actualizado
  • 13/03/2022 00:00
Creado
  • 13/03/2022 00:00
El noveno país más grande del mundo fue escenario, en la primera semana de 2022, de cómo unas manifestaciones pacíficas por la subida del precio del gas se transformaron en disturbios violentos y organizados previamente

En sólo unos días se publicarán las conclusiones de la investigación abierta sobre el sangriento arranque de año que vivió Kazajistán, con varios días de violencia en 11 ciudades y que se saldaron con 240 muertos, 10.000 detenidos, soldados rusos en la calles y el fantasma de un golpe de estado en la trastienda.

El presidente de esta exrepública soviética que ya ha cumplido 30 años de independencia, Kasim-Yomart Tokáyev, se dirigirá al país para informar de las “profundas” transformaciones en su sistema político, las nuevas medidas y proyectos económicos que arrancan y cómo “el nuevo Kazajistán” -como lo denominan desde el Ejecutivo- superó esta mancha de sangre en su historia.

El noveno país más grande del mundo fue escenario, en la primera semana de 2022, de cómo unas manifestaciones pacíficas por la subida del precio del gas (demostraciones permitidas desde no hace demasiado tiempo gracias a las nuevas leyes) se transformaron en disturbios violentos y organizados previamente.

La gran mayoría de los protagonistas de las escenas más violentas eran distintos a los de las protestas iniciales, con una clara intención de desestabilizar a un país que tuvo que recurrir a tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar que agrupa a seis antiguas repúblicas soviéticas, para garantizar la seguridad de sus ciudadanos.

Está en marcha una investigación oficial para averiguar quien estuvo detrás de unos disturbios tan orquestados y “profesionales”, así como para depurar responsabilidades en los presuntos casos de violencia policial y de posibles métodos de detención e interrogación más propios de la vieja URSS que de un país en un proceso de transición, que ha sido muy lento bajo la anterior presidencia de Nursultán Nazarbáyev.

La próxima semana se publican los resultados preliminares de esta investigación realizada por la Oficina del Fiscal General y el Ministerio del Interior y enmarcada en los más de 3.000 procesos penales abiertos (46 por actos terroristas y 94 por asesinato), mientras continúan las comisiones independientes abiertas desde la sociedad civil, como la encabezada por Aiman Umarova, impulsora de la fundación Abogados Derechos Humanos y Premio Internacional Mujer Coraje 2018 del Departamento de Estado de EEUU.

Para Umarova no hay dudas de que el Comité de Seguridad Nacional (CSN) y el "entorno" del expresidente Nazarbáyev organizaron los disturbios y los “actos terroristas” que pretendían frenar las reformas en el país para no perder los privilegios y el poder que llevan décadas disfrutando.

El hecho de que los efectivos violentos priorizasen en sus acciones objetivos como hacerse con las armas almacenadas en depósitos policiales, conociendo previamente su ubicación, destruir las cámaras de seguridad en las calles y los discos duros de almacenaje de imágenes, o que se aplicase un operativo para que los cuerpos de los violentos abatidos fuesen retirados posteriormente, o hacer que fuesen irreconocibles, sustentan las sospechas de golpe de estado organizado.

Esta acusación de intento de golpe de estado ante las reformas no sale sólo desde el actual gobierno, o desde los impulsores de los comités de investigación independientes, es una posibilidad que también comentaron ciudadanos consultados por periodistas internacionales, entre ellos de Efe, que visitaron recientemente las calles de la capital, Nursultán, o las de la ciudad más castigada en los disturbios, Almaty.

Entre estos cambios se encuentra, por ejemplo, la ley de manifestaciones que modificó hace dos años la vieja norma soviética de 1995 y que permite que en lugar de tener que pedir permiso a las autoridades para realizar una demostración, sólo sea necesario notificarla previamente.

Además, se están ultimando reformas políticas que, por ejemplo, permitirán que se realicen votaciones municipales para elegir alcaldes en cualquier localidad independiente de su tamaño, cosa que no existe en esta región del mundo y que supone una importante evolución frente al sistema actual kazajo, en el que el presidente designa el alcalde de las urbes grandes y luego lo ratifica el Congreso.

En esta presentación del “nuevo Kazajistán” se explicarán los próximos proyectos económicos en energías verdes, infraestructuras, comunicaciones o construcción, dentro de una transformación que ha permitido la consolidación de iniciativas como el Astana International Financial Centre, que lleva cinco años funcionado con las mismas normas que los mercados del Reino Unido, por lo que ofrece al inversor la misma seguridad jurídica que la Bolsa de Londres, se destaca desde el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Kazajistán, con la economía más grande de Asia Central gracias, en gran medida, a sus recursos naturales (minerales, metales de tierras raras e hidrocarburos) planea construir dos plantas de energía nuclear en su programa de descarbonización.

Por Andrés Dulanto

El presidente José Raúl Mulino celebró la mañana de este jueves 18 de julio su primera conferencia de prensa matutina en el Palacio de Las Garzas. Mulino...

Lo Nuevo
comments powered by Disqus