Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Nacional

Entre el temor y las aguas negras

CHIRIQUÍ. Los tanques que almacenan las aguas negras del centro de salud del corregimiento de Volcán, en el distrito de Bugaba, han col...

CHIRIQUÍ. Los tanques que almacenan las aguas negras del centro de salud del corregimiento de Volcán, en el distrito de Bugaba, han colapsado.

De acuerdo a los usuarios y vecinos, los malos olores son constantes e incluso aseguran que durante los fuertes aguaceros, las aguas servidas inundan estas instalaciones, y recorren por algunos puntos de la comunidad.

La situación se torna difícil ya que en los últimos días, los usuarios vienen reclamando la extensión de los horarios de atención en el cuarto de urgencias, al igual que el nombramiento de especialistas, ya que los doctores existentes, son de medicina general, pero ahora el centro no reune las medidas higiénicas.

Federico Ávila, director regional del Ministerio de Salud en Chiriquí, dice estar consciente de la situación.

“Hay muchos problemas que aún nos faltan por resolver, y una de estas cosas es el de las aguas negras” señaló.

Indica, además, que una adecuada disposición de las aguas servidas en esta instalación, ya ha sido contemplada dentro de los proyectos del Programa de Desarrollo Comunitario de este corregimiento y que se están tomando las previsiones para que los trabajos se hagan tomando diversos aspectos técnicos para resolver el asunto de manera definitiva.

Acerca de la ampliación de los servicios en el cuarto de urgencias en este centro de salud, el funcionario aclaró que aún no se tiene contemplado, sin embargo, dijo que la comunidad junto a las autoridades deben ir pensando en la construcción de un pequeño hospital, para que brinde los servicios en esta área de las tierras altas. El hospital más cercano se encuentra a una hora.

Dijo que en un futuro se tiene contemplado el nombramiento de médicos especialistas, en la medida que se tengan los recursos necesarios.

En varias ocasiones se han realizado diversos trabajos, pero la problemática persiste y existe mucho temor que se llegue a propagar una epidemia por este foco de contaminación, porque el problema tiene más de 10 años, señaló Luis Sánchez morador de Volcán.