Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Nacional

316 ‘diablos rojos’ envueltos en llamas

PANAMÁ. Abordar un bus de pasajeros en Panamá se ha convertido en permanente peligro para los usuarios.

PANAMÁ. Abordar un bus de pasajeros en Panamá se ha convertido en permanente peligro para los usuarios.

Al menos así lo revela un informe de la oficina de seguridad del Cuerpo de Bomberos de Panamá que señala que en la década del 2000 se han reportado alrededor de 1,564 incendios de vehículos en la ciudad capital.

El 20% de estos casos o sea 316 incendios ocurrieron en los buses “diablos rojos” de diferentes rutas del área metropolitana.

El teniente Juan De Arco de la Oficina de Seguridad explicó que la mayoría de los vehículos se incendian por falta de mantenimiento.

Los usuarios están con los “ojos abiertos”, y se mantienen a la expectativa al momento de abordar un bus.

Este cambio de actitud se produjo, tras la tragedia del 23 de octubre de 2006, cuando el bus 8B-06 se incendió dejando 18 pasajeros calcinados y 27 resultaron con quemaduras.

Los incendios de buses siguen ocurriendo. Los casos más sobresalientes de este año son: el bus 8B-3672 de la ruta Corredor-Mano de Piedra, que tuvo un conato de incendio el pasado jueves en el kilómetro 8, cerca de la garita de Betania.

Hace tres semanas el bus de la ruta Panamá-La Chorrera, donde viajaban 47 pasajeros, se incendió frente a la entrada de Howard. El 24 de febrero el autobús 4B-792 de la empresa Padafront que transportaba 40 personas, presentó desperfectos mecánicos y se incendió parcialmente, y el7 de febrero, el bus 3B-438 de la ruta Panamá-Colón con 54 pasajeros se incendió en el Corredor Norte a la altura de la Avenida La Amistad.

El dirigente del Movimiento 23 de Octubre, David Ramírez afirmó que la falta de mantenimiento de los buses se ha convertido en la causa principal de las tragedias que ocurren dentro de estos. Ramírez responsabilizó a los directivos de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), quienes permiten que estos buses presten el servicio en pésimas condiciones.