Temas Especiales

24 de Sep de 2020

Nacional

Caja de Seguro Social, oscuro laberinto

PANAMÁ. Faltan escasos dos meses para que María Ureña tenga un nuevo bebé. Ayer, muy temprano, se dirigió a la agencia de la Caja de S...

PANAMÁ. Faltan escasos dos meses para que María Ureña tenga un nuevo bebé. Ayer, muy temprano, se dirigió a la agencia de la Caja de Seguro Social (CSS), ubicada cerca del Centro Comercial Los Pinos, en Juan Díaz, para renovar su carné.

Previamente había pedido un permiso en su trabajo a bien de poder hacer la diligencia y tener el tiempo suficiente porque, como es conocido por los panameños, las cosas en el Seguro demoran.

Pero después de haber formado filas y hacer su espera reglamentaria, le comunicaron que el sistema de informática está fuera de servicio, por lo que no podían atenderla. María, interesada en no desperdiciar su permiso y tiempo, decidió ir a la agencia de la CSS en la Tumba Muerto, Plaza Mirage.

Cuando llegó un aviso en la entrada le advirtió: “No tememos sistema”. Ante su preocupación, uno de los funcionarios le explicó que el inconveniente se debe a que la institución desarrolla un modernización tecnológica de sus procesos y que actualmente se instala un nuevo sistema informático.

En esa agencia, con suerte, el sistema a veces funciona, le dijo el funcionario, o puede que en todo el día no llegue. La situación se normalizará en dos meses, cuando se prevé que estará listo todo, precisamente, el tiempo que le falta a María para dar a luz.

Para sustentar, el funcionario le entregó una volante (8 ½ x 11 pulgadas) que explica dicha modernización.

Se trata de un nuevo procesador “Mainframe” cuyo costo es 4 millones de dólares, según indica el director nacional administrativo de la CSS, Salvatore Bacile, en la hoja. El cambio se da en cumplimiento de la Ley 51 y pretende beneficiar a más de 2 millones de asegurados. “El equipo ya está físicamente instalado en la CSS y en los próximos dos meses empieza el proceso de adaptación de los diferentes programas o softwares correspondientes a la base de datos que utiliza la institución y luego se inicia la migración de la información que está contenida en el computador central de la entidad, ya que el actual es obsoleto”.

Bacile señala que hace 15 años fue donado a la CSS el actual computador central. En este están la mayoría de los procesos electrónicos de más de 700 mil trabajadores que cotizan a la CSS y más de 300 mil pensionados. La antigüedad del equipo impide la rapidez que exigen los trámites en estos tiempos.

El director administrativo está consciente de que la modernización está causando molestias a los asegurados. Sin embargo, como María, otros asegurados, incluso jubilados y pensionados, se quejan de las demoras en los servicios de la Caja de Seguro. Demoras que a través de los años se han convertido en costumbre a pesar de las nuevas leyes y cambios. Tal es el caso de la señora Silvia González, una jubilada de 64 años. Desde el 2004 espera que le operen las cataratas en sus ojos y cuando no es que los equipos están dañados, es que falta un insumo o cualquier otro problema.

Entre tanto, a la señora Silvia se le nubla más la visión y la esperanza de que se le opere, pues el médico que la atiende aún no le da una respuesta “clara” a su problema. Mañana tiene otra cita en la Policlínica Manuel Ferrer Valdés de la CSS, en Calidonia, y espera que su oftalmólogo le dé una referencia para ver si un nuevo médico le hace la caridad de operarla, después de cuatro años de estar inmersa en el oscuro laberinto llamado Caja de Seguro Social.