Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Nacional

Presentan obra de historia

PANAMÁ. “Hoy ha sucedido una gran noticia”, manifestó este miércoles en la noche monseñor José Dimas Cedeño Delgado. Se refería a una ...

PANAMÁ. “Hoy ha sucedido una gran noticia”, manifestó este miércoles en la noche monseñor José Dimas Cedeño Delgado. Se refería a una noticia verdaderamente feliz para Panamá y su pueblo y particularmente para la Iglesia panameña y sus hijos.

En el auditorio Benjamín Ayechu de la USMA fue presentado el libro “Apuntes de historia de la Iglesia de Panamá -época colonial”, obra ciclópea en tres tomos del sacerdote canadiense Alfredo Morin Couture, de los Padres de San Sulpicio, que recoge todas sus investigaciones de muchos años por el archivo de Indias de Sevilla y otros archivos latinoamericanos en busca de información sobre Panamá y su vida religiosa durante los 300 años del período colonial.

Obra prodigiosamente documentada de más de mil páginas, en ella el religioso aclara muchos puntos oscuros y errores, brinda información inédita y sobre todo documentos que pueden servir a los historiadores para futuras investigaciones y trabajos monográficos. “Es una mina, una cantera”, han dicho los obispos.

Ese fue el propósito del padre Morin al escribir estos colosales “Apuntes”, dotar a los historiadores con un arsenal de documentos por él descubierto, y que se hubiera perdido si en vez de darlo a la luz en esta obra se hubiera limitado a emplearlos para escribir una historia particular.

La obra fue presentada por el padre Roger Montenegro, ante una mesa de invitados y oradores que además de los mencionados, incluía a los obispos Fernando Torres Durán, de la diócesis de Chitré y presidente de la Academia de Historia Eclesiástica de Panamá, José Luis Lacunza Maestrojuán, presidente de la CEP y obispo de David, Pablo Varela Server, obispo auxiliar de Panamá y rector magnífico de la USMA, el arzobispo de Panamá y el nuncio apostólico Gianbattista DiQuattro. También estuvo invitado el director general del INAC, Anel Omar Rodríguez.

El autor agradeció la colaboración del INAC, de la Academia Eclesiástica, “del arzobispo y sus palancas”, esto en tono de broma refiriéndose a los mecenas que acudieron al llamamiento del mitrado para financiar la obra. Sin estas instituciones y su colaboración, el esfuerzo se hubiera malogrado. Según cuenta el padre Morin, un ex alumno le preguntó por qué un canadiense escribía una historia eclesiástica de Panamá, a lo que el sacerdote (que fue rector del seminario mayor San José en los 80 y actualmente dicta clases en el Seminario Mayor de Chitré) respondió: “porque me enamoré de este pueblo”. Pero no fue la única razón, claro. Su necesidad de dictar, en una época el curso de Historia Eclesiástica de Panamá le llevó al interés de documentarse, lo que logró en sus viajes internacionales.