Temas Especiales

24 de Feb de 2021

Nacional

Un patriota de lujo

PANAMÁ. Fue una jornada solemne y llena de emociones encontradas. Por un lado, el honor y la satisfacción de un reconocimiento, y por ...

PANAMÁ. Fue una jornada solemne y llena de emociones encontradas. Por un lado, el honor y la satisfacción de un reconocimiento, y por el otro, la nostalgia que dejan las misiones cumplidas.

Ese día de octubre, la Universidad de Panamá honró a quien fuera uno de sus más insignes próceres en los últimos 30 años. En esa fecha le dieron al edificio principal de la Facultad de Derecho el nombre de Carlos Iván Zúñiga.

El tributo cerraba un ciclo, un reconocimiento culminante a quien fuera decano de esa facultad, rector de la Universidad de Panamá, diputado, ministro de Educación, candidato a la Presidencia, abogado y periodista, en fin, un eximio patriota de las últimas décadas que nunca comprometió sus ideales nacionalistas con la política partidista.

El doctor Carlos Iván Zúñiga, no pudo compartir el momento, su familia en pleno lo representó orgullosa hasta las lágrimas en aquel acto. Pero el reconocimiento al camino recorrido lo significaba todo.

El homenaje decía también que el inevitable final se acercaba. Cuatro semanas después la noticia llegó resonando en todas las esferas de la sociedad panameña: Carlos Iván Zúñiga había fallecido.

Ayer, a las 4 a.m., a la edad de 82 años, falleció luego de varios años atacado por una enfermedad. Hasta entonces la honestidad y verticalidad de Don Carlos Iván, fueron su principal carta de presentación.

En la vida política es reconocido por sus luchas nacionalistas y su oposición al régimen militar. En los albores de la llamada crisis de mediados de los 80, fue quien sugirió la idea de mostrar los inmortalizados “pañuelitos blancos”, en rechazo a la dictadura.

Socialista de pensamiento y demócrata de acción, incluye entre sus creaciones dos organizaciones políticas: el Movimiento Independiente Democrático y luego el Partido Acción Popular, con este último se candidatizó para presidente de la República en 1984.

Cuatro décadas antes, (1947) Zúñiga era el presidente de la Federación de Estudiantes de Panamá y lideró el grupo en su decisiva actuación en el rechazo al convenio Filós-Hines en diciembre de ese año.

De ahí en adelante sus luchas nacionalistas empezaron a tomar cada vez más fuerza.

Con 25 años de edad fue uno de los ocho diputados que absolvieron a Juan Ramón Guizado, a mediados de los años 50, en el juicio parlamentario seguido tras el asesinato del presidente José Antonio Remón Cantera.

En busca de superación profesional Zúñiga viajó a Sudamérica para completar sus estudios de postgrado en leyes, convirtiéndose en Doctor en Derecho en la Universidad San Marcos de Lima en Perú.

De vuelta en su patria amada, a comienzo de los años sesenta, se vinculó a los grupos de trabajadores bananeros de Barú en reclamo de mejores condiciones de trabajo y vida.

Con el golpe militar de 1968, la verticalidad de Don Carlos Iván le valieron varios meses en la cárcel por sus ideas políticas.

De ahí su férrea oposición al régimen durante los 21 años que duró el gobierno de facto.

Luego del final de la dictadura, Zúñiga, tornó entonces su aporte a la vida institucional y se convirtió en el primer rector de la Universidad en la era democrática.

En esa responsabilidad, que ejerció entre 1991 y 1994, encabezó la transformación de la universidad hacia el régimen democrático y académico que hoy se vive en la máxima casa de estudios.

Abanderado de múltiples causas, Don Carlos Iván Zúñiga deja un legado de lucha, justicia, honestidad y democracia.