Temas Especiales

24 de May de 2022

Nacional

Cohete de la Yihad vuela sobre latinos

SDEROT, ISRAEL. Un cohete de fabricación artesanal, lanzado por un comando de la Yihad islámica desde la Franja de Gaza, cayó ayer a 50...

SDEROT, ISRAEL. Un cohete de fabricación artesanal, lanzado por un comando de la Yihad islámica desde la Franja de Gaza, cayó ayer a 500 metros de un mirador ubicado en la ciudad israelí de Sderot , donde se encontraban 25 comunicadores latinoamericanos que toman un seminario en Israel.

El petardo, tipo Kassam, hizo impacto a las 12:26 p.m. hora local (5:37 a.m., hora de Panamá) en una calle del barrio Isaac Rabin, de la ciudad de Siderot, que limita con Gaza. No dejó victimas fatales ni lesionados y, como daño, solo causó un hueco de ocho pulgadas de profundidad en una calle.

En el grupo de comunicadores estaban dos panameños, este periodista y el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá, Euclides Tapia.

También se encontraban en el mirador el director del seminario; Hajlama Peretz, la ex candidata a alcaldesa de Siderot y esposa del ex ministro de Defensa de Israel, Amir Peretz, y Daniel Saban, encargado de México y Centroamérica del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí. El observatorio donde estaba el grupo de personas está a un kilómetro de Gaza, que está bajo control de la organización islamista Hamas.

LLUVIA DE KASSAM

Según el Ejército israelí, han caído sobre Sderot unos 2,300 Kassam —disparados desde Gaza— desde septiembre de 2005, cuando Israel se retiró unilateralmente de la Franja. A pesar de su imperfección (los Kassam se fabrican con tubos, como los postes de señalización), durante estos 38 meses esos cohetes han provocado una docena de muertes y 300 heridos en Sderot. También ha causado daños a viviendas y bienes, estrés entre los pobladores y que miles de personas hayan abandonado esa ciudad.

El gobierno israelí ha instalado un sistema de alarma para advertir a los ciudadanos de la inminencia de ataques con cohetes, cuya eficacia ha sido cuestionada. Cuando se dio la alarma ayer, mediante altoparlantes, los periodistas tuvieron solo 15 segundos para lanzarse al piso como se les había advertido previamente. Esta vez, los misiles fueron lanzados por un comando Alkuds de la Yihad islámica, según informó el Ejército israelí.

EL GOBIERNO LOS DISCRIMINA

Solo media hora antes del incidente, los comunicadores habían visitado la Universidad de Sapir en Sderot, en donde la decana de Relaciones Internacionales, Ruth Eytan, criticó al gobierno israelí por la situación de abandono y desprotección en que tiene a esa ciudad. Para Eytan, hay dos países en Israel, uno es Tel-Aviv (donde no hay atentados ni caen cohetes) y el otro, el resto del país.

Eytan sugiere que el gobierno discrimina a la gente de Sderot, donde hay unos 20 mil israelíes sefardíes, en su mayoría de cultura árabe.

Esa es una de las pocas ciudades israelíes donde se ve pobreza en las calles, como la escena que se pudo presenciar ayer, de un judío vendiendo baratijas en un semáforo. "Quien no debía llegar aquí, no llegó (no vino) aquí", criticó la académica.

"El gobierno no se acuerda de nosotros. ninguna autoridad importante viene acá", reiteró. La decana también dejó entrever que el gobierno israelí los tiene abandonados "porque los políticos no viven en ciudades afectadas por la guerra", como Sderot. Si cae un misil en Tel-Aviv, otra sería la historia, comentó Eytan.